La utilidad en la práctica de las puntuaciones de CI

Marley Watkins y Gary Canivez se preguntan por la utilidad psicométrica de las puntuaciones obtenidas a través de los test de CI en un artículo basado en el análisis del WISC-V.

Comienzan señalando que esa batería de evaluación es capaz de devolver 35 puntuaciones que pueden resumirse en 16, de modo que el psicólogo aplicado debe decidir cuáles debe interpretar.

El análisis de las propiedades psicométricas de la batería es esencial desde esa perspectiva. No constituye un mero juego malabar con el que se divierten los especialistas que residen en la torre de marfil:

“En esencia, el análisis factorial se usa para averiguar si la estructura interna de una escala (su dimensionalidad) es consistente con lo que se espera con respecto a los constructos que se pretenden medir

(…) los psicólogos deben poseer una considerable pericia en psicometría para interpretar de modo competente las puntuaciones derivadas de la aplicación de los test de CI

(…) lamentablemente, la enseñanza de la psicometría en el graduado de psicología es minúscula para lo que sería adecuado.”

Aunque Watkins y Canivez se centran en la capacidad intelectual valorada con el Wechsler, señalan que la problemática también se observa en la evaluación de la personalidad, la psicopatología o los test educativos.

Es habitual que los psicólogos aplicados configuren perfiles de debilidades y potencialidades del evaluado a partir de las puntuaciones obtenidas en los distintos índices (o factores) considerados. Dawn Flanagan, por ejemplo, se dedica a recorrer mundo para iluminar, a quienes usan baterías como el Wechsler, sobre cómo interpretar esos perfiles. Sus seminarios son populares porque se supone que esa interpretación ayudará a hacer recomendaciones relacionadas con la dinámica de las aulas, la adaptación de los métodos de enseñanza, las modificaciones en los programas educativos, las intervenciones adaptadas a los estudiantes y la asignación a determinados programas.

Sin embargo, los investigadores básicos llevan bastante tiempo poniendo en entredicho esas prácticas. A explicar, una vez más, por qué, se dedica el artículo que estamos comentando.

Para averiguar si las puntuaciones pueden interpretarse apropiadamente desde una perspectiva psicológica, se debe recurrir a modos de análisis adecuados. Por ejemplo, se debe averiguar si la puntuación en ‘razonamiento perceptivo’ no se encuentra ‘contaminada’ por las puntuaciones en el resto de los factores evaluados a través de la batería, incluyendo la capacidad general (g).

En mi equipo venimos insistiendo en la necesidad de separar las distintas causas de las diferencias de desempeño valoradas a través de los test de inteligencia, por lo que esta aproximación nos resulta lógica y natural. Y quizá convenga saber no lo hemos hecho por su repercusión en la práctica, sino por su impacto sobre los resultados de la investigación básica. Aquí hay un ejemplo. Y aquí recomendaciones basadas en esa perspectiva frecuentemente ignorada.

Al separar cómo contribuyen al desempeño de los individuos los distintos factores valorados por una determinada batería, es posible averiguar cuál es la fiabilidad de cada uno de esos factores. El índice H (valores por debajo de 0,80 son sospechosos) y el coeficiente Omega (se requieren valores mínimos de entre 0,80 y 0,90) permiten cuantificar esa fiabilidad.

El índice H estima la correlación que se espera de un factor consigo mismo si se estimase en distintos momentos temporales, mientras que Omega corresponde a la varianza que explica un determinado factor al controlar su correlación con los demás factores, es decir, de modo genuino.

Aunque en el manual del WISC-V se usa como referencia un modelo factorial jerárquico clásico, Watkins y Canivez aplican una transformación Schmid-Leiman, usada desde hace tiempo en nuestro equipo de investigación por inspiración del gran John B. Carroll. Esa transformación permite obtener la evidencia de interés, es decir, averiguar lo que genuinamente es capaz de explicar del desempeño evaluado cada uno de los factores obtenidos.

Los autores de este artículo ofrecen una web (MacOrtho) en la que hacer esa conversión para facilitarle el trabajo a los psicólogos aplicados, aunque también se puede recurrir a un producto doméstico elaborado por un equipo de la Universidad de Tarragona: FACTOR.

Los resultados señalaron que el factor general dio cuenta del 38% de la varianza, mientras que los factores más específicos (conjuntamente) dieron cuenta del 18%. El factor general, por tanto, absorbió el 68% de la varianza común, más del doble que los factores de grupo combinados.

Al considerar el índice H, se observó que solamente la puntuación global de CI y la de comprensión verbal (CV) obtuvieron valores aceptables. Los demás factores resultaron ininterpretables desde una perspectiva psicométrica. Además, solamente la puntuación total fue unidimensional.

Concluyen los autores:

“Estas medidas de utilidad son ignoradas por quienes publican los test, pero se pueden obtener con facilidad mediante el software recomendado aquí

(…) el último responsable de valorar la evidencia al usar un test en quien lo administrará e interpretará en la práctica.”

Antes comentamos que la problemática denunciada usando el WISC-V también se ha observado con otras baterías de evaluación, por lo que la conclusión es generalizable:

“Alcanzar valoraciones clínicamente útiles y válidas requiere comprender la dimensionalidad de los constructos psicológicos que se evalúan y de las medidas o instrumentos que se administran para evaluarlos.”

En conclusión, es poco probable que los perfiles cognitivos atesoren la fiabilidad exigida para llegar a decisiones clínicas fiables por muy excitante que sea su aparente ‘sex appeal’.

A menudo, la torre de marfil envía mensajes a quienes trabajan a pie de obra con individuos de carne y hueso. Es irresponsable ignorarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: