Hermanos y puntuaciones poligenéticas

Actualmente se pueden predecir rasgos humanos mirando el genoma, calculando puntuaciones poligenéticas (PPGs). Con mayor o menor precisión, pero se puede.

Ahora bien, es más interesante aún averiguar si los hermanos que han compartido su ambiente de crianza durante bastantes años, pero que presentan distintas PPGs, expresan fenotipos congruentes con sus genomas.

Es razonable suponer, por ejemplo, que si Lucía es más alta que su hermana Raquel al terminar su periodo de desarrollo, la causa puede estar, al menos en buena medida, en sus diferencias genéticas (salvo que supongamos que los padres les han sometido a una dieta claramente diferente, algo poco probable, la verdad).

El artículo del grupo de Steve Hsu se centra en esa cuestión, en la validación de 26 predictores poligenéticos de rasgos complejos (p. e. asma, fibrilación auricular, carcinoma, cáncer de mama, problemas coronarios, cálculos biliares, glaucoma, gota, ataque cardiaco, colesterol alto, hipotiroidismo, hipertensión, melanoma maligno, cáncer de próstata, cáncer testicular, diabetes tipo 1 y diabetes tipos 2) comparando hermanos biológicos que han crecido en el mismo ambiente familiar.

Si Lucía debe recurrir al psicólogo para tratar un problema de ansiedad, mientras que Raquel no manifiesta esa clase de problemáticas, ¿pueden sus diferencias genéticas estar implicadas en esa diferencia fenotípica?

Si se puede predecir el riesgo, se puede también prevenir y hacerlo mucho antes de que se manifiesten los primeros síntomas, por leves que sean. Si se hiciese un genotipado masivo de la población, proponen los autores, sería posible pronosticar los riesgos relativos de los ciudadanos usando la información de la que se dispondría desde mucho tiempo atrás, incluso desde la cuna. La utilidad clínica (y económica) de esta práctica podría llegar a ser extraordinaria (según ellos).

Lo que se pretende aquí es averiguar si lo que ya se sabe para la población, es válido también para hermanos biológicos que han compartido, durante bastantes y cruciales años para su desarrollo, un ambiente similar.

La belleza (científica) de esta comparación es que el segundo caso aumenta la verosimilitud de causalidad genes-fenotipos. Es un tipo de comparativa que discutió extensamente A. R. Jensen en ‘The g factor’ al referirse a las correlaciones intrínsecas (tranquilos, no les someteré ahora al tercer grado sobre el particular).

La base de datos en las que se centran los cálculos es la de 2018 del UK Biobank. Y, más en concreto, en los hermanos presentes en esa base de datos (aunque se comparan los resultados con los de individuos seleccionados aleatoriamente). Los tamaños muestrales varían considerablemente: desde 24 pares de hermanos para cáncer testicular a 6.931 pares para hipertensión.

Seguidamente identifican hermanos afectados y no afectados para averiguar si difieren en sus PPGs de riesgo (aunque se compara el resultado con personas no emparentadas, como se ha comentado). Los resultados revelan que la predicción es similar, aunque algo menos precisa en el caso de los hermanos.

Además de los trastornos enumerados anteriormente, también se estudian rasgos cuantitativos como el índice de masa corporal (IMC), la cantidad de grasa corporal, la densidad ósea, la estatura, el nivel de estudios o la inteligencia fluida (Gf). Aquí el número de pares de hermanos es mayor, oscilando entre 4.968 para Gf y 21.556 para IMC.

Mientras que la comparación de los resultados de los hermanos con la muestra sin parentesco (aleatoria) influye en la capacidad para predecir el nivel de estudios, apenas lo hace para predecir Gf. El hecho es considerado por los autores como algo ‘interesante’. Suscribo esa consideración.

Se concluye del siguiente tenor:

“La capacidad de predecir las diferencias en el riesgo de presentar trastornos, o determinados rasgos complejos, al comparar hermanos, valida el uso de las PPGs

(…) los resultados observados sugieren que la práctica totalidad de los predictores considerados capturan efectos genéticos reales.”

Generalmente la validez predictiva de las PPGs es similar en personas seleccionadas aleatoriamente y en hermanos, salvo en el caso del nivel de estudios alcanzado.

En cualquier caso, la validez de las PPGs será especialmente interesante en casos extremos. Aún así, se espera seguir mejorando en la predicción con la acumulación de un mayor número de casos en los que también se incluyan personas con distinto grado de parentesco. En el UK Biobank solamente se consideran hermanos, pero sería fenomenal disponer de datos sobre, por ejemplo, padres e hijos.

Aunque queda mucha tela que cortar para llegar a disponer de un vistoso y útil vestido, pero no les quepa duda de que se está en ello, con una determinación y un entusiasmo que produce envidia en otras disciplinas científicas. Una envidia que a veces se transforma en rechazo, pero así somos los humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: