Tipos de Personalidad

Las tipologías de la personalidad cabalgan de nuevo.

La cosa viene de la antigua Grecia –con aquello de los cuatro temperamentos de Hipócrates y Galeno— tuvo un excitante momento en el siglo XX –con Krestchmer y Sheldon—y parecía que se había dejado a un lado gracias a las perspectivas dimensionales.

Pero no. Aquí están otra vez.

En un informe publicado en ‘Nature Human Behavior’ (A robust data-driven approach identifies four personality types across four large data sets) –Bill Revelle está detrás de esta investigación—se presenta evidencia derivada del análisis de más de un millón y medio de individuos, evaluados on-line, para llegar a la conclusión de que se pueden identificar cuatro tipos de personalidad: T1-Promedio (Average), T2-Centrado en sí mismo (Self-centered), T3-Reservado (Reserved) y T4-Role Model.

Esos tipos resultan de distintas combinaciones de puntuaciones en las cinco dimensiones del modelo Big Five-BF (extraversión, cordialidad, responsabilidad, estabilidad emocional y apertura mental).

Aunque el número de agrupaciones que resulta de los análisis es tres veces mayor que el finalmente aceptado, los autores sostienen que optan por seleccionar las que presentan significado psicológico.

2018_Gerlach (A)

El T1 es el más débil y se caracteriza por puntuaciones alrededor de la media en las BF. Es decir, personalidades ‘sosas’. En español castizo, ni chica, ni limoná.

El T4 es de los más robustos y se caracteriza por un perfil de rasgos socialmente deseables, es decir, puntuaciones sustancialmente elevadas en las BF. Serían individuos extravertidos, cordiales, responsables, estables y abiertos. Es decir, tendrían presumiblemente altas puntuaciones en el factor P que tantos quebraderos de cabeza está causando en la comunidad científica. Las discusiones casi llegan a las manos. Correspondería, también, al tipo resistente de la clásica taxonomía ARC.

T2 y T3 presentan rasgos menos deseables socialmente.

T2 se caracteriza por una baja apertura, cordialidad y responsabilidad, mientras que T3 se caracteriza por una alta estabilidad y una baja apertura.

Según la taxonomía ARC, T2 correspondería al individuo infra-controlado, mientras que T3 correspondería al individuo sobre-controlado.

A esta clasificación se llega por fases: descubrimiento y replicación.

Se usa una base de datos para la primera fase y tres bases de datos independientes para la segunda. Se observan discrepancias en las agrupaciones que se atribuyen al uso de un número claramente distinto de preguntas sobre los rasgos BF.

Sus análisis les llevan a desaconsejar la práctica de reducir el número de preguntas como estrategia general para llegar a una apropiada estimación de la personalidad de los individuos.

Aunque es una investigación con un enorme número de individuos, se reconocen limitaciones:

1.- No hay una adecuada representatividad de la población según edad y sexo.

2.- No se llega a conclusión alguna sobre el número necesario de preguntas para alcanzar una estimación estable que permita ubicar a los individuos dentro de la clasificación tipológica.

3.- Solamente se usan autoinformes, aunque se sabe que hay una elevada correlación entre ese formato y los hetero-informes.

4.- Tampoco permite saber esta investigación cuál es la validez predictiva de la asignación tipológica. Comentan que hay que esperar a que avancen proyectos como el SAPA-Project Database of Individual Differences.

2018_Gerlach (B)

Concluyen los autores:

La aproximación basada en tipos posibilita diseñar cuestionarios con un número reducido de preguntas, puesto que se requiere menos información para una clasificación de tipos discretos que para una estimación de rasgos continuos”.

Me temo que el consejo de antes dirigido a evitar reducir el número de preguntas para maximizar la identificación, está en tensión con esta conclusión.

Si se me preguntase si me seduce este ‘revival’, respondería asertivamente de un modo negativo: no, no me seduce en absoluto.

Se ha criticado acaloradamente, y con razón, a los sistemas de clasificación basados en categorías, precisamente por sus imprecisas valoraciones. Se me escapa qué se gana volviendo a la casilla de salida.

La aproximación dimensional es psicológicamente más adecuada.

Nadie es ‘reservado’ o ‘promedio’, sino que presenta unas determinadas tendencias que incrementan o reducen la probabilidad de hacer A en lugar de B en la circunstancia X.

Por último, se debe comentar que la investigación actual basada en puntuaciones poligenéticas, que se distribuyen siguiendo la curva normal de un modo tan fabuloso que haría enrojecer de placer a Galton, son abiertamente inconsistentes con la perspectiva categorial, algo que comentaremos en detalle a no mucho tardar.

2 comentarios sobre “Tipos de Personalidad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: