La goma humana

En un artículo de James Flynn y Michael Shayer se formula la pregunta sobre el por qué de la supuesta parada en la ganancia generacional de inteligencia extensamente documentada durante la mayor parte del siglo XX.

Se consideran evidencias registradas entre 1980 y 2014.

Los autores se preguntan si esa parada comienza a apreciarse entre los más inteligentes. El declive general podría atribuirse a que se diezman las fuerzas en la parte alta de la distribución de inteligencia.

Para encontrar respuestas exploran datos obtenidos con los tests de CI, pero también con las pruebas ideadas por el psicólogo suizo Jean Piaget (que permiten separar fácilmente el pensamiento concreto del abstracto).

goma-elastica

Miran lo que sucede en distintos países para llegar a conclusiones como las siguientes:

1.- En Escandinavia (Finlandia, Dinamarca, Noruega y Suecia) la cosa está clara: se produce una parada general, alrededor de 1995, y un declive a partir de ese momento (-0,23 puntos de CI por año). Si se sigue en esa línea, la región podría perder, en una sola generación (30 años), 7 puntos de CI.

Considérese, no obstante, que los datos de Escandinavia corresponden a individuos de 18 años de edad (demasiado jóvenes para el mundo laboral y demasiado viejos para representar a la población escolar). Las tendencias en un determinado momento histórico pueden ser bastante distintas para individuos de diferentes edades, debido al efecto diferencial de las prácticas de crianza, de la escolarización, de las demandas laborales o del bienestar en la vejez.

2.- En los Estados Unidos se sigue observando la tendencia ascendente usual (0,3 puntos de CI de ganancia por año).

3.- En Reino Unido, Corea del Sur y los países germano-parlantes (test verbales) también se aprecia una ganancia sostenida (0,2, 0,8 y 0,3 puntos de CI por año, respectivamente).

4.- En los países germano-parlantes (test espaciales) y en Francia, se observan pérdidas (-0,5 y -0,4 puntos de CI por año).

5.- El caso de Holanda permite separar los datos según la edad de los evaluados para llegar a las siguientes observaciones: (a) en preescolar se gana 0,7 puntos por década, (b) a los 14 y 16 años se aprecia una pérdida de 3 puntos por década, (c) a los 18 años se observan ganancias de 9 puntos por década y (d) a los 40 años se aprecian ganancias de 4 puntos por década.

No puede concluirse, por tanto, que Holanda haya entrado en declive.

En suma, en absoluto se puede generalizar la supuesta pérdida en los países desarrollados. Y, por supuesto, en los países en vías de desarrollo la tendencia ascendente sigue ‘alive and well’.

En cuanto a en qué lugar de la curva se producen las tendencias ascendentes o descendentes, los autores citan datos de España en los que se observan mayores ganancias en las zonas bajas.

¿Por qué se detienen las ganancias en Escandinavia y, en determinados casos, en Reino Unido y los países germano-parlantes?

Los mismos factores relacionados con la revolución industrial que promovieron el ascenso pueden provocar el descenso. Quizá se haya alcanzado un límite en las mejoras escolares y la economía puede estar basada en trabajos menos exigentes intelectualmente al favorecer al sector servicios. Esa tendencia puede ser compatible con las mejoras en personas de edad avanzada”.

Si la educación deja de basarse en potenciar el pensamiento abstracto subrayando el pensamiento concreto, el nivel intelectual de los escolares tenderá a reducirse:

Si la sociedad afloja sus exigencias intelectuales durante el siglo XXI, los efectos devastadores sobre el nivel intelectual no se harán esperar”.

Y esto que les cuento ayuda a ejemplificar el título de este post.

Los humanos somos gomas, aunque cada humano posee su propia goma.

Si las situaciones en las que habitamos dejan de exigirnos para que nos estiremos, volveremos al estado de reposo. Así de sencillo.

Mi colega John Protzko usó los datos de un meta-análisis –calculado por él mismo—sobre el desvanecimiento de las ganancias generacionales de inteligencia, para apoyar esa conclusión: se pierde lo ganado, gracias al programa de intervención, porque se regresa a un entorno sub-óptimo, de modo que la goma deja de estirarse y regresa a su estado de reposo.

H G Wells

No encontré nada mejor para explicar el mensaje básico de este post que el siguiente fragmento de H. G. Wells extraído de ‘La Máquina del Tiempo’:

“Me afligió pensar cuán breve había sido el sueño de la inteligencia humana. Se había suicidado. Se había puesto con firmeza en busca de la comodidad y el bienestar de una sociedad equilibrada con seguridad y estabilidad, como lema; había realizado sus esperanzas, para llegar a esto al final.

Alguna vez, la vida y la propiedad debieron alcanzar una casi absoluta seguridad. Al rico le habían garantizado su riqueza y su bienestar, al trabajador su vida y su trabajo. Sin duda en aquel mundo perfecto no había existido ningún problema inútil, ninguna cuestión social dejada sin resolver. Y esto había sido seguido de una gran calma.

Una ley natural que olvidamos es que la versatilidad intelectual es la compensación del cambio, del peligro y de la inquietud. Un animal en perfecta armonía con su medio ambiente es un perfecto mecanismo. La naturaleza no hace nunca un llamamiento a la inteligencia, en tanto en cuanto el hábito y el instinto no sean inútiles. No hay inteligencia allí donde no hay cambio ni necesidad de cambio. Solo los animales que cuentan con inteligencia tienen que hacer frente a una enorme variedad de necesidades y de peligros”.

Irónicamente (o quizá no) Flynn & Shayer escriben al cerrar su artículo:

Nadie encajará bien un declive entre nuestros representantes políticos o entre la élite que, actualmente, representa a nuestros mejores pensadores. Aún así, se podría discutir si el carácter del electorado mejoraría al contener menos abogados y más fontaneros.

Es posible que nuestros colegios y universidades miren de otorgar títulos a los jóvenes que leen y que son críticos astutos. El efecto será una mejora en los tests verbales (información, vocabulario) y un rechazo de los estereotipos que nublan el razonamiento moral y la prudencia política.

Capitalizar la inteligencia de los ciudadanos, en lugar de preocuparse por ella, es lo más importante.

La ignorancia mutila a las generaciones”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: