Beautiful personality

John Loehlin es un científico de referencia para los psicólogos diferenciales. Su elegancia metodológica resulta inspiradora. Su solidez conceptual también.

Entre las temáticas a las que ha contribuido ese autor se encuentra el de la relevancia o no del factor general de personalidad (P).

No son pocos quienes se resisten a admitir que es bastante discutible que haya una configuración más eficiente de los rasgos básicos de la personalidad humana.

Sin embargo, los componentes del motor de un vehículo deben combinarse adecuadamente para que al pisar el acelerador la máquina se ponga en marcha. ¿Puede suceder algo similar con los rasgos que caracterizan a los humanos?

Mantener separados esos rasgos y considerar que su combinación es irrelevante, le sonará raro a una mente analítica ajena al estudio del comportamiento. Presentar una tendencia a la introversión o a la extraversión poseerá un impacto distinto si se combina con una tendencia a la estabilidad o a la inestabilidad emocional. A eso se le puede añadir una mayor o menor cordialidad, una elevada o disminuida responsabilidad y una apertura o cerrazón a nuevas experiencias.

La tesis de P se sustenta en la idea de que los individuos con mayores niveles de extraversión, cordialidad, responsabilidad, estabilidad emocional y apertura a nuevas experiencias, tendrán una ‘mejor’ personalidad. Eso sucederá en el mundo que conocemos, aunque pueda ser diferente a la combinación más eficiente en una lejana galaxia.

Loehlin hizo una serie de cálculos para averiguar si la evidencia es consistente con esa hipótesis: ¿Cómo de general es el factor general de personalidad según distintos inventarios?

2012 Loehlin

Señala este científico que se puede calcular un P sin demasiados problemas, pero lo verdaderamente relevante son sus propiedades: (a) su generalidad a través de los inventarios de evaluación de la personalidad, (b) la congruencia entre auto y hetero-evaluación, y (c) su relación con determinados criterios de la vida real.

Somete las respuestas de 433 individuos –que completaron 8 inventarios de personalidad— a un análisis factorial para obtener un primer factor sin rotar basado en la correlación entre las escalas de cada uno de esos inventarios. A partir de ese factor calcula una puntuación para cada individuo.

El factor P obtenido en los distintos inventarios presentó correlaciones suficientemente elevadas. Por tanto, la idea del Big One se sostuvo:

Los inventarios de personalidad considerados contienen un sustantivo factor P (…) las correlaciones más elevadas son positivas con extraversión y negativas con neuroticismo, las correlaciones con responsabilidad y apertura son moderadas y positivas, y con cordialidad son pequeñas y positivas”.

Además, (a) se apreció consistencia entre las valoraciones hechas por el propio individuo (auto-evaluación) y por los demás (hetero-evaluación) y (b) el factor P se asoció a determinados criterios de la vida real como la creatividad (r = 0,29), la comunicación (r = 0,20) o la amigabilidad (r = 0,24).

Subraya Loehlin que fracasar al identificar P en algún inventario en concreto no debe considerarse preocupante. Lo que importa es lo que sucede generalmente, y, según esa perspectiva, P está ahí, es absurdo minimizar su relevancia.

Eso no significa que todas las Big Five sean igualmente relevantes para delimitar P. Claramente la extraversión y el neuroticismo son los rasgos más destacables.

Una vez demostrado que P tiene sentido conceptual y que es metodológicamente sólido, procede dar los siguientes pasos: (a) averiguar cuál es su validez predictiva y (b) explorar su naturaleza y sus orígenes.

En 2015, el propio Loehlin se unió a otros científicos para averiguar si existía una correlación genética entre el factor general de inteligencia (g) y P.

Consideraron 1.748 pares de gemelos idénticos y 1.329 pares de gemelos fraternos.

2015Loehlin

Los resultados rechazaron la idea de que existiese una correlación genética, pero el significado de ese hallazgo es ambiguo. Aunque se puedan identificar esos factores generales, su historia evolucionista y su sustrato biológico pueden ser distintos.

Los resultados de un informe comentado en este foro son, no obstante, consistentes con la idea de que inteligencia y personalidad pueden presentar un cierto solapamiento neuroanatómico.

Se observó que los rasgos de la personalidad considerados por el modelo Big Five se asociaban especialmente con regiones frontales y parietales, es decir, zonas similares a las subrayadas para el caso de la inteligencia.

En suma, aún hay bacalao que cortar y se puede invitar a buscar cuchillos más afilados que los usados hasta ahora.

La capacidad para modular las respuestas afectivas básicas puede incluir habilidades socio-cognitivas de alto nivel. Y eso resuena a inteligencia, a la integración que caracteriza al principal atributo humano.

 

4 comentarios sobre “Beautiful personality

Agrega el tuyo

  1. A mí me convence el factor general de personalidad (lo que en este post llamas P), pero no me convence que sea esperable su asociación con el factor general de inteligencia (g). Por cierto, no está demás recordar que es más general el segundo que el primero, esto es, que el segundo representa bastante más varianza explicada de las funciones cognitivas que el primero de los rasgos de personalidad. Después de todo, seguimos admitiendo como principio que inteligencia y personalidad son ortogonales, no?, … y así tenemos simpáticos inteligentes y antipáticos inteligentes, y lo contrario.

    Me gusta

  2. Muy interesante. Tengo que analizarlo mejor y pensar, pues aporta ideas y datos para algo que estoy investigando ahora: un modelo de bondad que incluya rasgos del carácter (virtudes) que puedan ser observables, medibles y modificables. Obviamente tendrían que ser rasgos predictivos de conductas propias de una buena persona. Por ahora solo es una hipótesis que debiera ser contrastada experimentalmente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: