El concepto de ‘inteligencia’

Hace un par de meses, Pablo Malo –psiquiatra—y Pablo Duque –neuropsicólogo—prepararon un post titulado ‘La Inteligencia y el Cociente Intelectual’. Buscaban poner orden en una especie de debate desatado en Twitter sobre la inteligencia y la utilidad del CI (Cociente Intelectual).

Me pareció un debate visceral, lo que, evidentemente, es mi evaluación subjetiva del intercambio. Procuro respetar las opiniones de los demás, pero tengo menos miramientos con las declaraciones infundadas que pretenden sentar cátedra sobre cuestiones psicológicas de indudable relevancia, tanto en la investigación básica como en la práctica. Algo de lo segundo atisbé en esa red social.

Malo y Duque hicieron un sensato trabajo en su post, buscando puntos de encuentro sin soslayar las discrepancias. Se reconoce, por ejemplo, la fiabilidad y validez de las medidas estandarizadas de inteligencia.

Malo sugiere que las reticencias sobre la inteligencia son ideológicas y emocionales más que científicas, mientras que Duque sostiene que es un constructo indefinido y no medible –el número de componentes cognitivos y no cognitivos implicados en la resolución de un test es tan elevado que calificarlos de inteligencia sería, según él, atrevido.

Me llamó la atención que se usase reiteradamente términos como ‘existir’ al referirse a la inteligencia.

Conceptos cientificos

Apenas participé en el debate de Twitter, pero sí dije que elaboraría un post para exponer la postura ‘oficial’. No diré nada que no se haya dicho ya en la comunidad de científicos que se dedican a investigar sobre la inteligencia humana.

La inteligencia es un concepto equivalente a los conceptos de las demás ciencias. Gravedad o temperatura son ejemplos paradigmáticos.

El concepto temperatura se origina al observar que, por ejemplo, el fuego produce sensaciones diferentes a la nieve. Así nacen las nociones de ‘caliente’ y ‘frío’ convirtiéndose en tema de estudio para la ciencia.

El concepto inteligencia surge al observar que cuando distintas personas resuelven problemas, algunas tienen éxito y otras fracasan. La inteligencia se deduce de la conducta observada.

Es fácil caer en la tentación de formular preguntas similares para las conductas observables y para los conceptos inobservables que se deducen a partir de ellas. Pero eso supone olvidar cuál es la naturaleza de los conceptos científicos –de cualquier concepto científico—incluyendo la inteligencia.

Un concepto es una abstracción, y, por tanto, no se descubre sino que se inventa.

¿Cómo sabremos, por tanto, si un test de inteligencia mide lo que pretende?

Así formulada, la pregunta carece de sentido.

Definimos el concepto inteligencia según una serie de observables, al igual que sucede con otros conceptos de la ciencia. Resume una serie de hechos.

Pensemos en la gravedad.

Newton_apple

Suponemos que la manzana que cayó sobre la testa de Sir Isaac lo hizo al ser atraída por una fuerza física que tiró de la fruta hacia abajo. Pensamos que esa fuerza es tan real como la manzana y Newton. Pero no es así.

Lo que sucede en la escena de la campiña inglesa se puede intentar explicar a través de los conceptos de la mecánica newtoniana, de las líneas de fuerza del espacio-tiempo ondulado concebido por Einstein o el gravitón de los físicos cuánticos.

¿Cuál de esas tres posibilidades es más ‘real’?

La definición de gravedad gira alrededor de…

  1. Fenómenos reales –la manzana golpeando a Newton—que intentan explicarse a través de conceptos como el de gravedad.
  2. Teorías basadas en conceptos como gravitación (Newton), en las líneas de fuerza de un espacio-tiempo ondulado (Einstein) o en el gravitón de los físicos cuánticos.
  3. Fórmulas matemáticas que permiten calcular esa fuerza.

Con la inteligencia sucede algo similar:

  1. Es un hecho que las personas resuelven problemas más y menos complejos con distinta eficiencia.
  2. La inteligencia es una capacidad que integra una serie de funciones mentales básicas.
  3. La inteligencia es lo que miden los test estandarizados.

La inteligencia se estudia desde una perspectiva psicométrica, pero también experimental. En el primer caso se consideran cuestiones como los niveles de dificultad, factores, vectores o espacios multidimensionales. En el segundo caso se consideran tiempos de reacción, redes neuronales o el grosor de la corteza cortical.

Existen reglas que ayudan a decidir si los problemas de los test de inteligencia son más o menos adecuados. Esas reglas comenzaron a desarrollarse hace más de un siglo –gracias al esfuerzo de teóricos y matemáticos como Charles Spearman o Louis Leon Thurstone—y no se ha dejado de evolucionar desde entonces.

La sofisticación metodológica actual es sensacional –y en ella nos centraremos en un siguiente post el Profesor de Psicometría Francisco J. Abad y yo mismo—pero la esencia es la siguiente:

Los problemas adecuados correlacionan intensamente con los demás, mientras que los inadecuados correlacionan débilmente. Solamente los primeros son cognitivamente complejos. Complejo no equivale a difícil: correr 100 metros en 12 segundos o memorizar un número de 100 dígitos son actividades difíciles, pero son problemas inadecuados para un test de inteligencia.

Hunt - Cognitive demands of the workplace

La inteligencia supone resolver problemas complejos, integrar información sensorial para lograr un determinado objetivo, superar flexiblemente los obstáculos que impiden llegar a una solución, expresar sofisticación al resolver problemas cognitivamente complejos evitando aproximaciones por ensayo y error, aplicar conocimientos para resolver problemas nuevos y adquirir eficientemente conceptos abstractos.

La definición consensuada por más de medio centenar de especialistas en el estudio científico de la inteligencia recoge esas características. La inteligencia es…

Una capacidad mental muy general que permite razonar, planificar, resolver problemas, pensar de modo abstracto, comprender ideas complejas y aprender.

No es un mero conocimiento enciclopédico, ni una habilidad académica concreta, ni una serie de trucos para resolver test.

Expresa una capacidad más amplia y profunda para comprender el ambiente, para encontrar sentido e imaginar qué se debe hacer.

La investigación de las dos últimas décadas en neurociencia cognitiva y en genética cuantitativa/molecular han supuesto extraordinarios avances en la comprensión del concepto inteligencia. No puedo dejar de recomendar en ese sentido el excelente texto de Richard Haier –actual editor de la revista ‘Intelligence’—sobre la neurociencia de la inteligencia.

Desconocer esos hechos, así como los sofisticados análisis psicométricos que han rodeado a los test de inteligencia desde hace décadas, facilita expresar opiniones infundadas y ancladas en ideas obsoletas.

En un extenso artículo de 2014, Tom Bouchard recordaba la perniciosa influencia de autores como Stephen Jay Gould a través de desacreditados libros –pero famosísimos entre los propios psicólogos—como ‘La Falsa Medida del Hombre”. Escribía el que fue responsable del Estudio de Gemelos de Minnesota:

Los números no son garantía de verdad, pero el progreso en la ciencia es imposible sin números y sin medidas, puesto que las palabras y la retórica son insuficientes”.

Todo puede mejorarse y la ciencia debe esforzarse en ese sentido. El estudio de la inteligencia no es ninguna excepción. Localizar los errores contribuye a mejorar, pero desacreditar visceralmente no le hace ningún bien a nadie aunque pueda aliviar las tensiones de un día complicado.

Escribía Hans J. Eysenck en ‘The structure and measurement of intelligence’ (1979):

Ninguna ciencia habría surgido, ni se habría convertido en algo útil para la vida humana, de haber establecido unos objetivos exagerados que sofocaran todo descubrimiento y desarrollo.

La posición correcta combina la evaluación crítica de las pruebas disponibles con una apropiada comprensión de la forma en que la ciencia trabaja y evoluciona”.

Hunt - Neuropsicologia

La inteligencia es nuestra principal función adaptativa, es el atributo humano que nos hace únicos. El fin último del estudio de la inteligencia es averiguar cómo se puede optimizar ese atributo. Mirar para otro lado o poner absurdas piedras en el camino contribuirá a ralentizar la llegada a esa meta que algunos científicos –y no poco miembros de la sociedad—consideramos especialmente relevante.

Desgraciadamente, el debate de Twitter reafirma mi acuerdo con la declaración de Theodosius Dobzhansky: “hace tiempo llegué a la conclusión de que es una pérdida de tiempo intentar discutir con alguien con el que no comparto al menos el 90% de los conocimientos, aunque reconozco que podría ser divertido para una audiencia poco informada”.

La moderación y la búsqueda de acuerdos es algo pasado de moda. Damos la espalda a la sabia declaración de Tomás de Aquino. Desconfiamos ahora de la razón al preferir ganar una discusión y permanecer en la ignorancia, en lugar de perderla y acercarnos a la verdad.

Soy un firme defensor de los grises, pero tengo la sensación de que ahora las cosas deben ser blancas o negras.

Aún así, confío en que el péndulo se mueva hacia el centro, en que quienes dirigen la cuadriga de la ciencia coordinen sus caballos para que tiren en la misma dirección y ganen una carrera que vale la pena.

 

Un comentario sobre “El concepto de ‘inteligencia’

Agrega el tuyo

  1. He querido comprender , que no está de acuerdo con los test de coeficiente actuales , para mi , son un sin sentido , la inteligencia o alta capacidad es sencilla y a la vez difícil de evaluar , según mi opinión , y no tienen porque ser personas raras , in adaptadas o in sociables , me ha gustado su artículo , un saludo !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: