El Auto-Control en la Predicción del Futuro

En 2011, Terrie E. Moffitt y sus colegas del Dunedin Study publicaron un informe en PNAS en el que se subrayaba la relevancia del autocontrol, valorado en la infancia, para predecir la salud física, el uso de sustancias, el nivel económico y la conducta delictiva.

Dunedin Cohort

El autocontrol se valoró –mediante observación por parte de los investigadores, profesores, padres y los propios niños—a los 3, 5, 7, 9 y 11 años. Una de las primeras observaciones fue que los niños con mayor autocontrol provenían de familias socioeconómicamente aventajadas (r = 0.25) y tenían un mayor nivel intelectual (r = 0.44).

Por tanto, un peor autocontrol podría explicarse por una menor clase social y una baja inteligencia, así que se hicieron cálculos para averiguar si existía información relevante en el autocontrol más allá de esas dos covariables. Eso sí, a partir de aquí ya no se informa de correlaciones, sino de variadas ratios de incidencia y de porcentajes.

Van más allá de la cohorte Dunedin echando mano del E-Risk (Environmental-Risk Longitudinal Twin Study) para comparar hermanos,una convincente investigación cuasiexperimental que permite aislar la influencia del autocontrol. ¿Presenta el hermano con un autocontrol más pobre peores resultados que su hermano más autocontrolado, a pesar de haber crecido en el mismo ambiente familiar?”.

Aunque la edad máxima de este grupo es de 12 años, ya se aprecia la misma tendencia que la observada en el estudio Dunedin: más probabilidad de haber empezado a fumar (b = 0.07), rendir peor en el colegio (b = 0.13) y meterse en problemas de corte antisocial (b = 0.09). Cuando se controló el efecto del nivel intelectual, los valores de predicción no cambiaron, salvo para el rendimiento académico (que bajó a una b de 0.006).

Los autores concluyen que las diferencias que separan a los niños en autocontrol predicen su futuro con igual eficacia que el bajo nivel intelectual y la desventaja socioeconómica. Según ellos, el autocontrol puede entrenarse con relativa facilidad.

Self Control Gradient.png

Al poco de revisitar este informe –ya comentado brevemente en este blog cuando se publicó hace seis años– cayó en mis manos un artículo en el que se exploraban las relaciones del autocontrol con la inteligencia. Conclusión: un mayor nivel intelectual predice un mayor autocontrol al usar modelos transversales y longitudinales, incluso aunque se consideren covariables como el autocontrol previo del chaval, su funcionamiento ejecutivo, el nivel intelectual de la madre y el autocontrol de la madre.

Naturalmente, en este artículo se hacen eco del informe Dunedin comentando antes.

En esta investigación se estudian los casos registrados entre 1991 y 2007 por parte del ‘National Institute of Child and Human Development’s Study of Early Chind Care and Youth Development (SECCYD)’. En los análisis se consideran finalmente alrededor de 1.000 familias en la que los niños han alcanzado los 15 años de edad.

En general, los resultados son débiles, pero se observa que el nivel intelectual predice el autocontrol futuro (b = 0.21). Las covariables señaladas antes apenas poseen un efecto en esta relación:

Esta asociación persiste a través del tiempo y de distintos evaluadores, aunque se ajusten los valores según el autocontrol previo, el nivel intelectual y el autocontrol de la madre y el funcionamiento ejecutivo del niño

(…) nuestros resultados subrayan la relevancia de la inteligencia en la etiología del autocontrol por encima y más allá de la socialización”.

Desgraciadamente, en este proyecto longitudinal solamente se estudia a un niño por familia.

Es realmente llamativa la tendencia a olvidarse de que los niños de una misma familia no son clones, ni genética ni ambientalmente. Vale mucho la pena estudiar atentamente las trayectorias vitales de los hermanos que han crecido en la misma familia desde su nacimiento. Sorprende que este diseño de investigación se use de poco a nada, cuando sabemos positivamente que ofrece resultados súper informativos.

Un excelente ejemplo de lo que podemos aprender se encuentra en el monográfico publicado por Charles Murray (Income Inequality and IQ) hace ahora casi veinte años.

Income Inequality and IQ.png

El diseño que usa Murray se basa en seleccionar hermanos según el criterio de que uno de ellos se sitúe en un segmento de la distribución poblacional de CI (IQ) y el otro pueda situarse en otro segmento, mayor o menor. A partir de aquí se compara a esos hermanos que difieren por su nivel intelectual en una serie de variables sociológicamente relevantes, tales como el nivel educativo alcanzado, sus ocupaciones laborales o sus niveles de ingresos.

El resultado sistemático es que las diferencias del nivel intelectual que separan a los hermanos les ordena linealmente, en un futuro, en esas variables sociológicas.

Nada me gustaría más que averiguar si eso mismo se aprecia cuando se considera la variable ‘autocontrol’. Ni valores Beta (b) ni correlaciones (r), sino simplemente representar dónde se colocan en esas variables sociológicas los hermanos ordenados según (a) su nivel intelectual y (b) su autocontrol.

Así se sencillo.

Finalmente, debo comentar que la declaración de los responsables del Estudio Dunedin sobre la supuesta facilidad para entrenar el autocontrol es discutible. En un informe recientemente publicado se critican las investigaciones en las que se ha observado un poderoso efecto del entrenamiento del autocontrol.

En ese informe se propone algo que me seduce: los individuos que presentan altos niveles de autocontrol son buenos evitando la tentación, no inhibiendo los impulsos cuando esa tentación está presente:

Si se desea tener éxito, entonces la estrategia más eficiente consistiría entrenar a la gente a evitar proactivamente la tentación, en lugar de a inhibir esa tentación reactivamente”.

Alejarse de las situaciones de riesgo es lo que mejor hacen quienes se caracterizan por un mayor autocontrol, y, por tanto, éste debe ser necesariamente resultado de algún otro factor.

Es fácil aventurar cuál puede ser ese factor, esa causa distal, dentro del cosmos psicológico, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: