La historia mínima de España de Fusi

Juan Pablo Fusi hace un repaso a la historia de España (Iberia para los griegos e Hispania para los romanos) en alrededor de 300 páginas. Un reto que, lógicamente, obliga a dejar en el tintero bastantes sucesos relevantes.
Hay varios ejemplos, pero entre los más llamativos es la nula presencia del Cid, la ausencia absoluta de la repercusión de la leyenda negra sobre nuestro imperio o la puesta en su lugar del Tribunal de la Santa Inquisición. En su favor hay que decir que Fusi destruye la idea del monasterio de El Escorial como un lugar siniestro.
Para el autor, Castilla es el origen de la nacionalidad española, aunque “sin Roma no habría habido España (porque) creó una nueva sociedad en la Península”.
A Roma sigue el periodo de los godos y los árabes: “el islam cambiaría la historia de la península (…) en el siglo X, España era al-Andalus, un estado arabizado e islamizado [el califato de Córdoba fue un gran momento de la historia]; y, en el siglo XIII, un conjunto de cuatro reinos cristianos (Castilla y León, Navarra, Aragón, Portugal) y un estado musulmán, el reino nazarí de Granada”.
Fusi subraya, siempre que encuentra una oportunidad, que la primera España constituyó una pluralidad de reinos. Sin embargo, extraordinariamente unidos ante los envites de, por ejemplo, los árabes (el caso paradigmático es la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212).
Entonces, ¿de dónde proviene España? Escribe el autor: “el cambio dinástico en Castilla a favor de los Trastámara y la aparición de Aragón (siglos XII a XV) como primera potencia mediterránea occidental, fueron las verdaderas claves de la formación de España como nación: lo demás es retórica”.
 
Aún así, los Reyes Católicos no adoptaron el título de reyes de España. Persiguieron el orden y la estabilidad de la península, hecho que tuvo enormes consecuencias internacionales (en positivo): “España iba a ejercer desde entonces y hasta la segunda mitad del siglo XVII la hegemonía militar y política de Europa”.
Pero esa hegemonía se fue deteriorando progresivamente porque la España imperial nunca fue una potencia económica. Siempre dependió de los banqueros alemanes o genoveses. Algo que siguió vigente en el siglo XIX: “la industria aparecía en exceso dependiente del capital y de la tecnología extranjeros y de la protección arancelaria”.
Un hecho no demasiado conocido es que España apoyó la sublevación de los americanos contra Inglaterra. A menudo parece que solamente lo hizo Francia.
Un hito que destaca el autor es la aprobación de la Constitución en las Cortes de Cádiz (1812) donde se escribe: “el objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”.
Fusi se toma su tiempo para comprender nuestra terrible guerra civil (“pensando en España, Orwell le dijo en cierta ocasión a Koestler: ‘la historia se paró en 1936’”), llegando al diagnóstico de que la división del país resultó fatal: “Azaña señaló que la discordia interna de la clase media, y, en general, de la burguesía española, fue el origen último de la guerra”.
Todavía bajo el régimen de la dictadura de Franco, España comienza a salir de su situación de deterioro en la década de los 60: “estabilización y liberalización provocaron su despegue económico (…) en 1971 era el cuarto país del mundo en construcción naval”. El proceso de transición que vino después fue capaz de generar un consenso en el país: “la democracia española cristalizó en un régimen estable y plural, y en una de las economías más dinámicas de Europa”.
En octubre de 1982, el PSOE logra una victoria aplastante sobre el partido de la transición liderado por Adolfo Suárez [breve nota personal: recién llegado a Madrid para comenzar mis estudios universitarios, tuve la oportunidad de asistir a un famoso mitin de Guerra y González en la Ciudad Universitaria poco antes de las elecciones. Memorable].
 
En 1985 el país entra en la Comunidad Europea y ahí comienza un periodo de esplendor económico y social. El gobierno no cambia de color (gana el PP) hasta 1996: “la etapa de Aznar fue el periodo de mayor crecimiento y de mayor creación de empleo de la historia española”.
Fusi subraya que el gobierno de Zapatero, que sucede al de Aznar, rompe los consensos básicos vigentes desde la transición, promoviendo el disenso y la disgregación en un momento crítico de la historia del siglo XXI.
Así concluye el autor su rápido y breve repaso por nuestra historia:
España se asomó a la historia europea con los Reyes Católicos.
Fue un imperio universal y la gran potencia hegemónica en los siglos XVI y XVII.
Fue, luego, un estado fallido en el siglo XIX y un país en buena medida trágico en el XX.
La historia de España no es ni una historia única ni una historia excepcional.
Como la historia de cualquier otro país, la historia española es muy interesante, cuyo conocimiento plantea un gran repertorio de cuestiones esenciales”.
Esta historia mínima permite, a mi juicio, extraer una clara conclusión de cara al futuro: unidos en una situación estable nos va de fábula; desunidos sufrimos todos.
Anuncios

2 comentarios sobre “La historia mínima de España de Fusi

Agrega el tuyo

  1. en primer lugar un saludo, y decirte que sigo el blog con regularidad, sobre todo los temas culturales, mas que los artículos mas técnicos sobre psicología

    por otro lado, cada día me resulta mas difícil entender por que alguien, que no sea un rey o un político, se quiera sentir identificado con un estado nación, que al fin y al cabo son resultado de las luchas de poder de los reyes y de los poderosos, no de la voluntad de la gente del pueblo, a los que se les utiliza principalmente para financiar los costes de sus guerras y se les envía a matar y a morir por unos intereses que rara vez les benefician, y si lo hacen es de forma secundaria…

    si en algo han destacado los estados es en crear guerra y destrucción, batalla de Navas de Tolosa incluida, ..

    a mi se me escapa completamente el por qué imponer “la hegemonía militar y política” es algo positivo, o para quien…

    (por cierto, el idealismo de la constitución de 1812 ya ha sido sustituido por algo mucho mas practico, según el articulo 135: “Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta.”)

    un saludo
    ivan

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: