David Lloyd

Tuve la oportunidad de leer una entrevista que le hicieron a uno de los creadores del cómic cuyo protagonista sirve de icono al grupo Anonymous, David Lloyd (el peculiar Alan Moore se encargó del texto).
Si les produce una pereza sustancial hacerse con el cómic, entonces puedo recomendarles la excelente película de los hermanos Wachowski, estrenada en 2005 (V de Vendetta).
En ambos formatos se transmite un mensaje probablemente relevante para predecir hacia dónde nos lleva la multitud de mecanismos de control aplicados actualmente a nuestras vidas, así, como quien no quiere la cosa.
Una serie de mecanismos basados en el miedo, naturalmente.
El personaje central se inspira en un católico anarquista que, a comienzos del siglo XVII, se propone hacer saltar por los aires el parlamento inglés.
Moore se decantó por Guy Fawkes para subrayar la posibilidad real de que la sociedad se gestione a sí misma, aunque Lloyd se muestra escéptico: “para autogestionarse, una sociedad debe tener gran autocontrol individual y colectivo y, lo siento, somos muy débiles, influenciables en grado preocupante, nos encanta sacarnos responsabilidades de encima y delegamos rápido el poder en otros. Y, además, somos fácilmente corruptibles, como vemos cada día“.
El dibujante comenta que el modelo de sociedad expresado en el cómic se basa en la Alemania e Italia nazis. Él y Moore se sirvieron de ese marco de referencia para intentar despertar la conciencia individual.
Lloyd es partidario de usar la violencia cuando los demás mecanismos fallan. V asesina a los líderes del gobierno, pero tiene una buena excusa porque se está expresando políticamente: todos sabemos en nuestro fuero interno lo que es correcto o no; hay que distinguir entre lo legal y lo correcto: no siempre es lo mismo” (Francis Collins apelaba a la denominada ‘ley moral’).
No duda en declarar que actualmente vivimos en una sociedad que se parece a la narración del cómic: “supuestamente estamos en democracias, pero todos sabemos que los Gobiernos son irrelevantes; hoy los bancos y corporaciones concentran todo el poder“.
Suscribe Lloyd una sociedad en la que las pequeñas comunidades, destruidas por la modernidad, recuperen su protagonismo. Para él constituye el único modo de reducir el poder omnímodo de las grandes corporaciones.
Al igual que en otros casos comentados en este blog, la historia de V nos demuestra que lo tenemos difícil para sustraernos a las corrientes globalizadoras. Los medios de comunicación hacen un estupendo trabajo para ofrecernos una determinada visión de ciertos hechos.
Es cierto que la red tiene un efecto liberador, pero sigue siendo algo realmente minoritario. Eso asusta porque, como dice Lloyd, huimos, de ser posible, de las responsabilidades individuales. Los representantes sociales y políticos se encargan de satisfacernos, de quitarnos esa carga, pero todo tiene un precio.
La historia de V habla con contundencia sobre hasta dónde está dispuesto a llegar un gobierno para controlar a la población. Una versión diferente de la verdadera motivación que algunos insinúan que subyace a los atentados del 11 S, por ejemplo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: