El péndulo de Foucault

Devoré esta (novela) de Umberto Eco hace casi 25 años. Era ingenuo y me cautivó. En mi memoria seguía ocupando un lugar privilegiado entre mis libros favoritos. Hasta que cometí el error de releerlo sin prisas.
 
El Plan que se inventan Belbo, Casaubon y Diotallevi(los tríos funcionan muy bien, tanto en las novelas como en el cine) consigue eliminarles de la faz de la Tierra porque un grupo de incautos se lo toman en serio (“trataba de aclararme a mi mismo la irresponsabilidad con que Belbo, Diotallevi y yo habíamos llegado a reescribir el mundo”). B, C y D son unos intelectuales, que trabajan para una peculiar editorial de Milán, que configuran ese Plan para reinventarse el mundo a partir de numerosísimas y dispersas piezas de información que se remontan, cuando menos, a los templarios (objeto de la tesis de Casaubon),
Se supone que los seguidores de los templarios (quienes se convirtieron en una multinacional de banqueros) siguen adelante con el plan de gobernar el mundo, para lo que se sirven de secretos guardados con celo a través de la historia. Para B, C y D la confección del Plan es un obsesivo divertimento.
Eco podría eliminar 400 de las casi 600 páginas de su novela y no pasaría absolutamente nada. Pero eso impediría que nos aburriese hasta la nausea con su enciclopédico (y redundante) conocimiento sobre cientos de sociedades secretas (“conexiones siempre existen, sólo es cuestión de querer encontrarlas (…) con los números se puede hacer cualquier cosa (…) la teoría social de la conspiración es una consecuencia de la desaparición de Dios como punto de referencia, y de la consiguiente pregunta: ¿quién lo ha reemplazado?”).
El autor no deja duda sobre el carácter ridículo, tanto de esas asociaciones como del Plan de los protagonistas, sirviéndose de momentos culminantes como la destrucción de la verosimilitud del Plan por parte de la novia de Casaubon (Lia) cuando éste comienza a dudar de que se lo hayan inventado (excelentes los capítulos 63 y 106).
La historia que Eco cuenta se desteje desde un museo de París que acoge el famoso péndulo y donde Casaubon se oculta a la espera de que caiga la noche y de que los ‘diabólicos’ se reúnan para obtener un secreto mapa que solamente Belbo conoce (“estamos aquí porque después de seiscientos años de dolorosísimo errar hemos encontrado a alguien que sabe (…) el prisionero sabe demasiadas cosas que ninguno de nosotros sabía. Sabe incluso quiénes somos, y nosotros lo hemos sabido gracias a él”). En medio de un éxtasis absurdo, el colega de Casaubon muere estrangulado por el péndulo. Perece porque debe preservarse el secreto y que la sociedad clandestina persista.

Eco ridiculiza la leyenda de los templarios y su conexión con la masonería. Pero también las demás asociaciones secretas, incluyendo los rosacruces, los iluminados de Baviera o la Orden de Montesa (española). No deja títere con cabeza. Hasta expone, sin valorar realmente, la historia que hizo famoso a Dan Brown con ‘El código Da Vinci’ (“Jesús no fue crucificado, y por eso los templarios renegaban del crucifijo. La leyenda de José de Arimatea encubre una verdad mas profunda: Jesús, y no el grial, llega a Francia, a la Provenza de los cabalistas. Jesús es la metáfora del rey del mundo, del verdadero fundador de los rosacruces. ¿Y con quién llega Jesús? Con su esposa. ¿Por qué los evangelios no dicen quién se casó en Caná? Porque eran las bodas de Jesús, de las que no se podía hablar porque se había casado con una meretriz, María Magdalena”).

Pero se le escapa (o deja que se le escape) una diferente posibilidad.
La masonería no es, quizá, ninguna ilusión, ni ninguna ridícula secta que se considere descendiente de los templarios, si no un grupo de ciudadanos influyentes que persiguen un gobierno mundial (así de sencillo) y cuyo origen se encuentra en un país muy concreto (que omitiré mencionar por ahora). Un país que se ha servido de las artimañas diplomáticas más enrevesadas para desestabilizar y someter a las demás naciones.
Para alcanzar este objetivo tuvieron que reclutar personas sin escrúpulos y deseosas de poder (fácil de encontrar) a lo largo y ancho del planeta. Colocadas en el lugar adecuado en el momento apropiado, influyen en las decisiones de los países para situarles en una posición de desventaja a la hora de tomar sus propias decisiones.
Esta descripción se ajusta bastante bien a la tendencia que actualmente cualquiera que mire puede ver. La globalización es la materialización del gobierno mundial que han perseguido los masones desde la época de la revolución francesa. Su conexión con el país de origen se ha perdido porque ya no es necesaria. Conocer ese origen, no obstante, es ilustrativo y ayuda a entender, pero todavía no ha llegado el momento de desvelarlo.
Me resulta imposible aceptar que Eco desconoce esta probable versión de la historia, mucho más simple, directa y verosímil si nos atenemos a los sucesos del siglo XX y los comienzos del XXI. Especialmente porque en ‘el péndulo’ ya se menciona el suceso que se ha convertido en su último trabajo (El cementerio de Praga, donde se reúnen los representantes de las doce tribus de Israel para exponer sus planes de conquista del mundo). El aturdimiento al que nos somete durante 600 páginas es absurdo (“inventar, inventar con frenesí, sin fijarse en los nexos, hasta que sea imposible resumir”).
Con sus propias palabras: “la verdad es brevísima. El resto solo es comentario”.
Pues eso.
Anuncios

2 comentarios sobre “El péndulo de Foucault

Agrega el tuyo

  1. Recuerdo como en su dia lei con ansia el Pendulo de Foucalt, y como igualmente me cautivó, pasando a ser uno de mis libros favoritos.
    A partir de aqui…para mi gusto, la literatura de Umberto Eco fue cayendo en picado…cada vez que saca un libro nuevo soy el primero en comprarlo…pero aun recuerdo que Baudolino no lo acabe, y que con el Cementerio de Praga me paso tres cuartas partes de lo mismo…desesperante.

    En el caso del Péndulo decidí no releerlo, simplemente retomo capítulos que me sedujeron (como Yesod), o apartados muy específicos.

    Y sin duda daria para una buena película…si Spielberg quisiese hacerla seria un pelotazo..

    Con respecto a la masoneria…mira que te gusta…yo me quedo con esta frase de Borges que tambien te gusta..

    “Cruz, lazo y flecha, viejos utensilios del hombre, hoy rebajados o elevados a símbolos; no sé por qué me maravillan, cuando no hay en la tierra una sola cosa que el olvido no borre o que la memoria no altere y cuando nadie sabe en qué imágenes lo traducirá el porvenir”

    PD. Me ha gustado mucho el post..

    Me gusta

  2. Gracias por el comentario Óscar. Sé que esta novela tu gusta. Y también sé de tu decepción con Eco.

    Convertir el péndulo en película sería tan decepcionante como lo sucedido con El nombre de la rosa…

    Saludos, R

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: