Alzheimer, cuando el ciclo se altera –por Juan Álvarez-Linera

Como decía Collins, “la vida es corta. Por ahora, la predicción es que todos y cada uno de nosotros morirá”.
La vida/la muerte es un círculo que se cierra, es volver donde empezamos. Empezamos siendo niños, olvidamos un tiempo que lo fuimos y finalmente volvemos al principio. Nos pasamos la vida aprendiendo a asumir que hay principios y finales, aunque puede que reconocer las estaciones nos dé cierta esperanza. A los inviernos les siguen las primaveras.
Hoy en día, con la resonancia magnética (RM) se puede observar ese ciclo estacional en el cerebro: primavera, verano, otoño e invierno (Figura 1).
 
Volviendo a la trinchera, allí donde los médicos nos partimos el cobre contra la enfermedad (no contra la muerte) tenemos en la Enfermedad de Alzheimer (EA) un buen ejemplo de nuestra razón de ser: la lucha contra la injusticia que supone que el ciclo se acelere y veamos cómo el invierno se adelanta excesivamente.
La RM muestra cómo la atrofia va ganando posiciones, desde el lóbulo temporal medial, al resto del sistema límbico, y, finalmente a todo el cerebro. Los que trabajamos cerca de esta tremenda enfermedad, vemos cómo cambia el cerebro hasta llegar a estados en los queda reducido a un mero esqueleto (Figura 2).
 
La EA es especialmente dura porque casi siempre lesiona especialmente la memoria, que mantiene nuestra identidad, ante nosotros mismos y ante los demás (¿no es esa pérdida una clase de muerte?). También eso podemos verlo con la imagen y aunque cada vez se puede estudiar más de cerca la morfología de esa enfermedad, todavía no somos capaces de alterar ni un ápice su evolución inexorable (Figura 3).
 
Hoy sabemos que la EA comienza muchos años antes de que la morfología del cerebro cambie, y que una de las claves para conseguir ganarle alguna batalla a esta enfermedad es detectarla antes de que se produzca una pérdida importante de células.
La lucha va a tener lugar a nivel molecular. Y la neuro-imagen se prepara desarrollando nuevos tratamientos y tratando de mejorar la detección precoz de la enfermedad. Junto a la Genómica y la Proteómica se desarrolla la denominada Imagen Molecular.
La RM pone a punto técnicas que permiten observar cambios en la estructura molecular del cerebro y la Tomografía por emisión de Positrones (PET) puede detectar acúmulos anormales de proteínas muchos años antes de que comiencen los síntomas de la EA.
Esperamos novedades en un futuro cercano. Seguimos buscando restaurar el ciclo para que el invierno vuelva al lugar que le corresponde.
Anuncios

Un comentario sobre “Alzheimer, cuando el ciclo se altera –por Juan Álvarez-Linera

Agrega el tuyo

  1. ¿Según su experiencia, con qué fiabilidad diría que se puede detectar un deterioro que pueda ser la antesala de muerte celular preocupante usando RM?

    Gracias por su interesante artículo.

    Aprovecho para felicitarle por los que escribió anteriormente.

    Javier

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: