Hispania delenda est? –por David Gallardo-Pujol

A small, wealthy region feels at odds with Spanish rule. Taxes are too high; political representation is limited; the elite feels unheard and ill-treated; unrest and popular opposition spread. Hardliners in Madrid advocate repression and have the ear of a new ruler. Turmoil ensues and escalates until a major confrontation is inevitable.”
Cuando han pasado casi dos meses desde las elecciones catalanas del 25-N, puede ser un buen momento para hacer un muy breve repaso de la actualidad catalana. Recojo la invitación de Roberto para escribir en su blog sin pensarlo mucho, porqué si lo hiciera, mi respuesta sería probablemente negativa.
Roberto me comentó que sería buena idea conocer el análisis de la situación que actualmente se vive en Catalunya (lo escribo en la grafía original, de la misma forma que cuando me refiero a New York lo hago así, New York) desde el punto de vista de alguien que está a favor de la independencia(lo cual no debería sorprender a nadie, pues no conozco a ningún habitante de un país independiente que desee dejar de serlo). Así pues, intentaré revisar cuales han sido los factores que han llevado a la actual situación.
Me gustaría decir que este análisis es neutro y equilibrado, aunque sepamos que es falso. No en balde fue un psicólogo, Daniel Kanheman, quien recibió el Nobel de economía por revelar que los seres humanos no somos racionales; no seré yo quien lo contradiga. De todos modos, como académico, intentaré hacer una descripción razonable de la situación y formularé alguna hipótesis, aunque quien sabe si en el futuro me tendré que comer estas líneas con patatas.

 

Me gustaría empezar con algunas presuposiciones, para que nos entendamos todos.
Primero, Catalunya es una nación. Una nación es una comunidad humana con un sentimiento de pertenencia, una cultura y una lengua distintivas. Catalunya cumple estas condiciones.
Segundo, Catalunya tiene una historia de más de mil años de antigüedad, al igual que sus vecinos.
Tercero, a lo largo de su historia, Catalunya ha tenido estructuras de estado independiente y ha funcionado como tal durante mucho más tiempo que sin ellas.
No es cierto que España se fundase con el matrimonio de los Reyes Católicos. Esa unión fue dinástica, no política. Catalunya siguió su propia política fiscal (impuestos), monetaria (acuñando moneda propia), exterior (con su red de embajadores y “Consolats de Mar“) y de defensa (con ejército propio y estructuras propias, como la “Coronela” de Barcelona). En este sentido, la Unión de Armas propuesta por el Conde-Duque de Olivares fue un auténtico fracaso. Todas estas estructuras desaparecieron en 1715, por el Decreto de Nueva Planta de Catalunya firmado por Felipe V de Borbón, el animoso, en lo que vendría a ser la ejecución del derecho de conquista.
¿Qué quiero representar con estos breves apuntes históricos? Simplemente que hay que abrir el foco y no solamente pensar que la crisis institucional actual es producto de la crisis económica. Obviamente ésta última ha sido detonante, pero no la causa última. Hay que tener perspectiva histórica para entender correctamente lo que pasa en Catalunya en estos días. A modo de ejemplo, durante los últimos 100 años en los que Catalunya y los catalanes han intentado tener un encaje cómodo en el estado, en el 50% por ciento del tiempo ha habido dictaduras o dictablandas que han prohibido las instituciones propias, así como la lengua y la cultura catalanas.
Muchos ciudadanos españoles se sorprenden del proceso que se está viviendo en Catalunya. Ahora mismo confluyen factores históricos, socioeconómicos y políticos en la misma dirección, dirigidos a la separación del proyecto político español. Después de 300 años de primero ocupación, y luego conllevancia, como decía Ortega y Gaset, parece que los gobernantes de ambas naciones, Catalunya y la España de matriz castellana o uniforme, no han acertado a encontrar una fórmula adecuada. En primer lugar, probablemente porqué los catalanes no nos hemos sabido explicar lo suficientemente bien, pero, en segundo lugar, porque España no acepta la diversidad. La tolera, pero ni la acepta ni se la cree.
 
Así, después de más de 30 años en los que hemos vivido la época de mayor tranquilidad democrática, ¿como es posible que estemos en esta situación? A pesar de esta relativa tranquilidad, ha habido casos como la famosa LOAPA, o el golpe de estado del 23-F del 81, en los que ésta se ha visto truncada, o incluso el desarrollo del estado de las autonomías, pensado para diluir el “problema catalán” y el “problema vasco“, que ha llevado a graves problemas en las finanzas estatales.
Sin embargo, la mayor afrenta que ha recibido recientemente el pueblo catalán fue la sentencia del Estatut de Catalunya del 2010. Hablo de pueblo catalán porqué el Tribunal Constitucional recortó un estatuto (recordemos que es una Ley Orgánica, de rango superior a cualquiera de las leyes ordinarias) que había sido aprobado en referéndum. En mi opinión, éste fue el último intento de los políticos catalanes para intentar encontrar un encaje en España. La razón para intentar encajar en España no es ni más ni menos que querer ser como somos, sin renunciar a nuestra identidad, costumbres, lengua cultura y forma de gobernarnos. Pero España ni quiere, ni se deja ser cambiada, porque (legítimamente) ya se siente bien como está.
Ha sido el darse cuenta de este hecho, juntamente con el aumento de la presión fiscal, y la disminución de recursos económicos como catalizador, lo que ha hecho que el centro político catalán (lo que piensa la mayoría) se haya desplazado hacia el soberanismo o independentismo. El independentismo ha alcanzado una madurez política que nunca había tenido hasta ahora, y ello hace que no aparezca como un proyecto utópico, y por ello la manifestación del pasado 11-S tuvo la transversalidad que tuvo. El fenómeno no ha sido avivado por los políticos, sino que han sido los políticos los que se han subido al carro. Mucha gente en Catalunya opina que ni puede seguir siendo como quiere ser en España, ni quiere seguir teniendo a un estado en contra de sus intereses.
A modo de ejemplo, el gobierno español se niega sistemáticamente a declarar como oficial el catalán en las instituciones comunitarias. ¿Por qué? No es ilegal, ya que Irlanda declaró oficial el gaélico, y se puede utilizar el gaélico en las relaciones entre los irlandeses que lo hablan y la UE. Este tipo de actitudes se leen como un menosprecio y un intento de considerar el catalán como una lengua de segunda, cuando no hay ni lenguas de primera ni de segunda ni de tercera. Negar esto último implica una arrogancia propia de una hidalguía muy mal entendida. Por no hablar de la propuesta de ley educativa de Juan I. Wert.
Hemos llegado al punto de confrontación que apuntábamos al principio por la prensa internacional. Convergència i Unió, el partido mayoritario, ha llegado a un pacto de legislatura con Esquerra Republicana de Catalunya. No porque no tuviese más opciones, sino porque es lo que querían los votantes. Si ERC no pacta con CiU, se hunde. Si CiU no pacta con ERC, se hunde.
¿Qué pasará de ahora en adelante?
El futuro siempre es difícil de predecir, y corro el riesgo de equivocarme muchísimo, pero lo intentaré. La tensión irá en aumento, y el estado español no ofrecerá vías para el diálogo, como en Escocia o Quebec, porque ello implicaría reconocer la soberanía del pueblo catalán, cosa a lo que se niega en redondo. Creo que, llegados a este punto, a muchos catalanes les da igual que el referéndum sea negociado o no. La legitimidad histórica, pero sobretodo democrática, está por encima de las leyes. ¿Quien teme una votación? ¿Quien teme que el pueblo sea consultado? Catalunya está legitimada históricamente de sobras para hacer esta declaración de soberanía.
Lo que también veremos será un aumento del juego sucio contra Catalunya y los catalanes, un aumento de la presión policial y fiscal. Veremos como se nos regatea hasta el último céntimo y también amenazas de boicot diversas. Todo ello, sin embargo, no amedrentará a los catalanes indecisos, sino al contrario, esta actitud les dará alas para votar “Sí” en el referéndum, o consulta, como quiera que se llame.
Toda esta presión difícilmente pueda durar dos años, hasta 2014, así que creo que veremos la consulta antes, quizás a finales de 2013.
Con todos estos datos in mente, me gustaría hacer una última reflexión al entorno de las consecuencias del proceso catalán si finalmente Catalunya llega a ser un estado independiente y tiene que ver con el título del post.
Cuando España perdió Cuba y Filipinas en 1898, debería haber adoptado un giro en la política interior y exterior que no acabó adoptando. Acabó sumida en una profunda depresión nacional que, de acuerdo, dio lugar a una de las mejores generaciones de escritores en lengua castellana que se conocen. Sin embargo, ello no da de comer a un país. Mucha gente cuestiona la viabilidad económica de Catalunya. No hay motivo para ello. La viabilidad económica de una Catalunya independiente está clara. Lo que plantean esas voces en realidad es la viabilidad del modelo actual de España sin la contribución catalana. Obviamente, es insostenible.
En este sentido, cualquier persona progresista debería sentirse orgulloso de lo que ha pasado en Catalunya, y que ello sirviese de motor para el cambio y el progreso de España. En Catalunya el pueblo salió a la calle y pidió objetivos concretos a los políticos. Objetivos nacionales, económicos y sociales, y los partidos políticos han recogido el guante. Esto es lo que pretendía el movimiento del 15-M o el 25-S. Este objetivo está generando cambio y progreso en Catalunya, y mientras se vive en esta crisis gravísima, también lo vivimos con una cierta ilusión.
Si Catalunya finalmente se marcha, está claro que el estado español, como lo conocemos ahora, deberá repensarse a si mismo radicalmente: con menos casta política, con una economía menos dependiente del BOE y más competitiva, exportadora, con unas actitudes y unos valores que caigan más lejos de la hidalguía y más cerca del calvinismo, si me lo permitís. Los ciudadanos españoles se merecen no ser cautivos de esta casta. Los catalanes hemos empezado el camino, suaviter in modo, fortiter in re. Quizás Hispania delenda est para que este gran estado resurja y sus gentes sean ricas y honradas.
Nada me gustaría más que ver una península ibérica unida, no políticamente, sino defendiendo los intereses de cada uno de los pueblos que vivimos en ella, con tantas cosas que nos unen, pero con nuestras peculiaridades.
Y recordad, amables lectores, que si un día Catalunya participa en Eurovisión, ¡España tiene asegurados 12 puntos más!
PS2 Esto ha sido un muy breve esbozo de la situación. Sin duda se podrían escribir páginas y páginas al respecto, pero siempre hay espacio para continuarlo más adelante.
Anuncios

18 comentarios sobre “Hispania delenda est? –por David Gallardo-Pujol

Agrega el tuyo

  1. Espero que sea más brillante como psicólogo que como analista político.

    – Lo de “Catalunya” ya es empezar mal. Es señal de la típica tontería muchos nacionalistas catalanes por la cual todos hemos de hablar de “Girona”, por ejemplo, mientras que ellos siempre hablan de “Saragossa”. Mira TV3 y tendrás multitud de ejemplos.
    – “Catalunya es una nación”. Vete a los datos del CIS y verás que no está tan claro.
    – “Una nación es una comunidad humana”. El colectivismo nacionalista catalán por el cual lo que existe es Cataluña y no catalanes, porque como todos los catalanes son iguales…
    – “Catalunya tiene una historia de más de mil años de antigüedad”. Irrelevante. Barcelona tiene varios cientos de años más y no se quiere independizar.
    – “a lo largo de su historia, Catalunya ha tenido estructuras de estado independiente y ha funcionado como tal durante mucho más tiempo que sin ellas”. Es lo que tiene estudiar en Cataluña, que uno no tiene acceso a historiografía con cierto sentido. Es mejor el mito que la realidad.
    Además, los argumentos históricos son en sí mismos ridículos. Porque tú puedes hablar de lo que pasaba durante el reinado de los Austrias (casualmente, época de decadencia para Cataluña) y lo malo que fue Felipe V (simplemente, el candidato a rey de España que no se apoyó desde ciertos sectores catalanes, a partir del cual la situación económica catalana mejoró) y blablabla. Y, frente a eso, está lo muy españoles que se ha sentido la mayoría de la población catalana durante décadas, incluyendo las más recientes. De nuevo, mírate las encuentas del CIS. Para un buen nacionalista siempre pintará más lo que ocurrió en el siglo XVIII que lo que pasó hasta los actos de ingeniería social masiva por los últimos gobiernos en la Generalidad.

    Me gusta

  2. – Claro, la dictadura sólo la han tenido los catalanes y, de hecho, ha sido una estrategia de 'Madrit' para hundir Cataluña. En Burgos no había dictadura.
    – Lo de la prohibición del catalán durante Franco es algo no enteramente cierto, algo muy matizable. Vete a cualquier librería de viejo y podrás encontrar muchísimos libros y revistas editados legalmente en catalán en los años sesenta.
    – Veo que eres de los que considera que toda España es uniforme, salvo Cataluña. Viajando se curan estas cosas. Barcelona tiene más que ver con Madrid que con Osona. Y Almendralejo y Sevilla son realidades bastante diferentes.
    – “España no acepta la diversidad”. Esto sí que es de risa. Para un nacionalista catalán sólo hay un modo correcto de ser catalán. Yo en Barcelona, como catalán que soy, soy una anomalía y no tienen el menor problema en hacérmelo sentir. La educación catalana, los medios controlados por el gobierno catalán, buscan homogeneizar a los catalanes en su identidad nacional. Recuerda que TV3 es, por norma, un instrumento de construcción nacional. Aquí, el muy famoso “nosotros somos los buenos, ellos los malos” de todo buen nacionalista.
    – ¿Qué tiene que ver un golpe de Estado fracasado con esto?
    – Hablar de lo del Constitucional como afrenta es de risa. Decir que aquello era la (buena, claro) voluntad de encajar en España es ignorancia o mala fe. Muy del estilo nacionalista catalán. “Yo soy bueno y estoy dispuesto a encajar, eso sí, voy a encajar si y sólo si aceptas todas y cada una de mis condiciones, aunque sean contrarias a las leyes de rango superior que tú, España, tienes”.
    – “La razón para intentar encajar en España no es ni más ni menos que querer ser como somos, sin renunciar a nuestra identidad, costumbres, lengua cultura y forma de gobernarnos”. Un bonito ejemplo de paranoia catalanista. ¿Pero quién impide que cada cual se sienta como le dé la gana, vida como quiera? Bueno, sí, sí que conozco a gente que lo intenta evitar, la Generalitad. Mira la política de subvenciones: si eres castellanoparlante, tal y como lo es la mitad de la población catalana, has de renunciar a tu propia lengua.

    Me gusta

  3. – “juntamente con el aumento de la presión fiscal”. Más ignorancia. Mira el tramo autonómica del IRPF, que decide el gobierno catalán. Es el mayor de España. ¿Que el precio de la gasolina en Cataluña es mayor que en Aragón? Porque el gobierno catalán fríe en mayor medida a impuestos la gasolina. ¿El impuesto sobre el patriminio? Autonómico. ¿Seguimos? Ignorancia, ignorancia, ignorancia.
    – “El fenómeno no ha sido avivado por los políticos, sino que han sido los políticos los que se han subido al carro”. Claro, y TV3, la educación catalana, las subvenciones a toda organización catalanista… no tienen nada que ver. Repito, vuelto a lo mismo: mira las encuestas del CIS y la serie histórica. El independentismo catalán es un precioso ejemplo de ingeniería social.
    – “Por no hablar de la propuesta de ley educativa de Juan I. Wert.”. ¿Qué tiene de malo que los padres pueden escolarizar a sus hijos en castellano? ¿Que el castellano no tenga la misma (o menor) presencia que el inglés en la educación catalana?

    De verdad, sal a que te dé el aire un rato, que tanto nacionalismo te está cegando.

    Me gusta

  4. Gracias por el post.

    Como madrileño afincado en Cataluña (yo soy de los que dicen Londres, no London), solo tengo 3 observaciones que hacer:

    1. El argumento histórico me parece inválido, primero porque está fuertemente politizado y la historia se reescribe en función de intereses particulares, y segundo porque introduce un componente emocional ficticio (nosotros no hemos vivido esa historia) que reduce fuertemente nuestra capacidad para razonar.

    2. Me atrevería a decir que el fuerte sentimiento independentista que reina ahora en Cataluña tiene que ver en buena medida con el “España nos roba” y con la esperanza de que, siendo Cataluña independiente, el nivel de vida subirá como la espuma. Esto me parece indignante, porque el pueblo catalán está siendo vacilado por su clase política.

    3. Existe una gran desinformación en España sobre lo que es Cataluña, y en Cataluña sobre lo que es España. Una reforma educativa conciliadora sería una buena solución. Los españoles deben conocer mejor el catalán y la historia de Cataluña, mientras que los catalanes deben conocer mejor su propia historia y también la del resto de España. Con un poco de suerte, esto ayudará a derribar ciertos mitos.

    Dicho todo esto, creo que el tren está ya en marcha y va a ser difícil de frenar. Pase lo que pase, os deseo lo mejor a los catalanes, dentro o fuera de España.

    Saludos.

    Me gusta

  5. Estimado compatriota,

    En primer lugar, los debates se tienen a cara descubierta. De lo contrario, corre usted el riesgo de convertirse en un troll cualquiera de foro de internet. En segundo lugar, un argumento ad hominem no entra dentro de lo que sería el respeto cordial propio de las normas de este blog.

    De todos modos, responderé a algunas de las “tonterías”, como usted califica, que ha escrito.

    1. El tema de “Catalunya” es estrictamente personal. ¿No ha quedado claro? ¿Que tiene que ver TV3 con esto?

    2. Catalunya es nación. Mirar el CIS para hacer una justificación histórica es ridículo. ¿Porqué en vez de preguntar a una muestra no les preguntamos a todos los catalanes, usted incluido? ¿Acaso teme el resultado? Es más, los catalanes ya lo hicimos en el 2006. En el Estatut lo pone bien clarito. CATALUNYA ES UNA NACIÓN. Y eso lo votó una muestra más representativa que las del CIS.

    3. Le recomendaría cualquier lectura básica sobre lo que es una Cultura. Vaya a cualquier biblioteca y encontrará un mundo de bibliografía.

    4. Claro, toda la historia que no es congruente con nuestros propios esquemas es irrelevante. Debería usted leer sobre lo que son personas y entidades jurídicas y no hacer “reductio ad absurdo” como estas. Como argumento es muy pobre.

    5. También le recomiendo que salga usted de la historiografia tradicional. Esto me sugiere que quizás debería escribir un post sobre los mitos de la historiografía castellana. Las reivindicaciones catalanas no empiezan hace 100 años. Debería usted conocer el Memorial de Greuges de 1760, el Pacto de Tortosa de 1869, el proyecto de constitución del estado catalán de 1883, o el Memorial de Greuges de Valentí Almirall de 1885, sólo por citar algunos. Podría seguir.

    6. Lea usted a Paul Preston, y su libro “El Holocausto Español” y verá por dónde se distribuyen las grandes masacres de la Guerra Civil. ¿Casualidad? Por cierto, yo no he hablado para nada de la prohibición del Catalán en tiempos de Franco. ¿De dónde lo ha sacado?

    7. Vaya, llevo más de un millón de kms a mi espalda, y aún tengo que viajar más. Por cierto, no lo digo yo, lo dice un mapa de la Biblioteca Nacional de 1854. Búsquelo, le animo.

    8. Respecto a lo del Estatut. Debería usted saber que las normas constitucionales dicen que cuando un Estatuto se aprueba en referéndum, no se puede modificar. El TC se lo pasó por el forro. Baraja rota. ¿Es que los partidos políticos (PSOE y PP) no podían modificarlo más en el Congreso de los Diputados? A ver si la culpa será de ellos.

    9. Aquí nunca se ha obligado a nadie a hablar en Catalán, y si realmente vives en Catalunya, deberías saberlo. Decir lo contrario si que es mala fe.

    10. Le remito a una extensísima bibliografía (incluso de la Fundación BBVA, nada sospechosa de catalanista) sobre la presión fiscal en Catalunya. No haré más comentarios al respecto porqué no vale la pena.

    11. Aporte usted pruebas empíricas de que es un ejemplo de ingeniería social.

    Finalmente, veo que se ha olvidado usted de hacer cualquier comentario del referéndum. ¿Está a favor o en contra?

    Vaya, también parece que los políticos catalanes utilizan el tema de la independencia para tapar su corrupción. Curioso, los españoles, no, ¿verdad?

    ¿Algun comentario sobre la casta oligarca española que tiene a su pueblo aborregado? ¿No?

    ¿Usted sabe porqué se han ido produciendo expulsiones masivas y desamortizaciones sucesivas desde hace más de 200 años en España? ¿Porqué acumula más de 8 suspensiones de pagos? ¿Casualidades? No lo creo. Un día hablaremos de ello.

    Saludos cordiales.

    PS Como puede comprobar, la immersión lingüística ha hecho que me exprese con graves dificultades.

    Me gusta

  6. Miguel,

    gracias por tu comentario. Algunos comentarios al respecto.

    1. Te puede parecer válido o inválido, pero es igualmente válido o inválido en ambas direcciones.

    2. En parte estoy de acuerdo, pero la clase política española también nos está vacilando a todos. De todos modos, esto es la gasolina. El fuego ya existía.

    3. El problema es, otra vez, la oligarquía. No puede haber un mayor entendimiento sin una reforme MUY A FONDO de lo que es España ahora mismo.

    De todos modos, yo tambien deseo lo mejor para los españoles y para los catalanes, y estoy seguro que las relaciones mejorarán muchísimo sin política de por medio.

    Saludos.

    Me gusta

  7. – ” Y eso lo votó una muestra más representativa que las del CIS”. Vaya, veo que no entiende que una muestra aleatoria, aunque pequeña, es más representativa que una muestra mayor pero sesgada. Algún libro básico de muestreo también le irá bien.

    – Claro, la cultura catalana es esa en la que no existe el castellano, ¿no?

    – La relación causal 'presión fiscal -> independentismo' es estúpida. Véase el caso de la Comunidad de Madrid. Para eso hace falta se grite una y otra vez “Madrid nos roba”. Esto es lo que ha estado haciendo la Generalidad y las entidades por ella subvencionadas.

    – ¿Roba Badalona a Barcelona?

    – ¿Es usted consciente de la deduda de la Generaldad con el Ayuntamiento de Barcelona? ¿CiU o ERC claman por la independencia de Barcelona a raíz de esto?

    – Claro que no se obliga a hablar en catalán. Simplemente, se le restringuen las ayudas, por ejemplo. Por eso se llama ingeniería social.

    – Me puede usted citar todos los documentos que quiera. Yo vuelvo a las encuestas del CIS o del clon catalán (claro, como sobra el dinero, vamos a montar un CIS catalán). Durante las últimas décadas la población catalana se ha manifestado como felizmente española.

    – El nacionalismo catalán tiene serios problemas con las nociones del Estado de Derecho. Ahí están los políticos bramando “no vamos a cumplir la ley”.

    – Si usted está de acuerdo en que Santa Coloma pueda hacer una consulta sobre la independencia propia (o mi familia), me plantearé lo de la consulta vinculante catalana. Por otro lado, una sencilla búsqueda de Google le llevará a ver que Mas ha estado rechazando la consulta durante años porque consideraba que “no era el momento”. Votar únicamente cuando se ha conseguido encabronar al personal me parece pelín tendencioso.

    – ¿Que hubo masacres en Cataluña durante y después de la Guerra Civil? Claro. Lo mismo que hubo miles de personas saludando bien contentas a Franco y los suyos cuando entraron en Barcelona. ¿Y?

    – El nacionalismo catalán es gran amante de la libertad, pero sólo cuando le conviene. (Más o menos como todo hijo de vecino, supongo). Si quiero presentar la tesis en castellano, quedo fuera automáticamente de según qué premios. Si quiero educar a mi hijo en castellano, no puedo, no vaya a ser que ¡se quiebre Cataluña!

    – El nacionalismo desde hace tiempo se ha visto en la tesitura de elegir entre Cataluña (la mítica) y los catalanes (los reales). Siempre ha ganado el mito. Cuando los catalanes reales han demostrado que la selección catalana de fútbol no les motiva, la respuesta de Mas no ha sido “pues lo aceptaré”, sino “ya conseguiré que les guste”. Lo mismo para todo.

    – Ingeniería social son los libros de texto catalanes, programas de TV que se dedican a escanear todo lo que se dice negativo sobre Cataluña para transmitir la imagen de persecución, subvención de entidades, de periódicos, negación de corrupción para no manchar 'el oasis', visión tendenciosa de la historia (lo de Companys el cobarde es de risa)…

    – Publicar un post en un blog que admite comentarios de anónimos permite acabar hablando (si se opta por contestar) con anónimos. Bienvenido a la blogosfera.

    Me gusta

  8. “- ” Y eso lo votó una muestra más representativa que las del CIS”. Vaya, veo que no entiende que una muestra aleatoria, aunque pequeña, es más representativa que una muestra mayor pero sesgada. Algún libro básico de muestreo también le irá bien.”

    Veo que no entiende la ironía fina. Cuando no distingue entre una votación y una muestra me niego a seguir discutiendo.

    El hecho que dé más validez y representatividad a una muestra aleatoria que a TODA LA POBLACIÓN demuestra su talante democrático.

    Me gusta

  9. Hasta donde sé, no votó toda la población. Y hasta donde sé, en ese muy denostado Estatuto se reconocía que Cataluña era parte de España. ¿O nos vamos a quedar con la parte del Estatuto que más nos interesa?

    Me gusta

  10. Mi experiencia, de momento necesariamente corta, en el mundo académico me ha enseñado que cuando una contribución apenas reviste de interés para la audiencia no es objeto de ninguna pregunta o comentario a su autor. A tenor del intenso debate que se esta generando en este post, deduzco que objetivamente es un post muy interesante, y tras leerlo, tengo la impresión de que subjetivamente también lo es, así que vayan por delante mis felicitaciones al autor.

    Los seres humanos tenemos esa “virtud”. Los más racionales, intentamos coger datos objetivos y los interpretamos subjetivamente, y lo gracioso del tema es que cuando alguien nos hace ver que “no estamos siendo del todo objetivos” nos solemos enfadar. ¿Y quién es del todo objetivo? En mi disciplina, soy psicólogo también, hay innumerables ejemplos de cómo un mismo dato empírico se ha interpretado de dos a más formas radicalmente opuestas, incluso en muchas ocasiones difícilmente compatibles. Por esta razón, soy de la opinión de que, aunque es relevante conocer la historia de una nación, sobre todo para tratar de no repetir errores pasados, los datos y hechos que la historia nos puede brindar no son válidos para avalar ni que “Calatunya” pueda ser una nación independiente ni que no pueda serlo.

    Catalunya o Cataluña, esta distinción que puede parecer irrelevante o trivial, al menos para mí, no lo es. En no pocas ocasiones utilizar la forma de la “ñ” refleja una buena dosis de “mala leche” o de “como te jode pues te aguantas”. Cuando una persona es capaz de expresar el nombre “Arnold Schwarzenegger” con extremada corrección tanto ortográfica como fonológica, me resulta difícil admitir que no pueda decir Catalunya o llamar a las personas por su nombre Jordi en lugar de Jorge, Jaume en lugar de Jaime, Andreu en lugar de Andrés o Joan en lugar de Juan. Insisto, para mi tratar de hacerlo es una cuestión de educación y respeto hacia “el otro”. Y bien pensado, dice mucho de nuestra calidad como seres humanos, ahí lo dejo.

    Personalmente, valoro y tengo en gran estima al autor, por lo que a lo mejor mi opinión no es del todo objetiva, a vuelta con las subjetividades. Pero creo que hemos de reconocerle el valor y la honestidad con la que se ha posicionado al comienzo de su post. David es independista, y ese era el objetivo de su post, dar a conocer como percibe la realidad catalana un independentista catalán. El mismo reconoce, citando a un eminente premio Nobel, que su razonamiento no ni neutro ni equilibrado, por lo que cualquier alusión a su falta de parcialidad en el debate acerca de la independencia de Catalunya me parece totalmente fuera de lugar.

    Me gusta

  11. Ya os adelante que no tengo la menor intención de entrar a debatir sobre la historia de este estado plurinacional tan “peculiar” al que llamamos España. No obstante, no quiero dejar de matizar o comentar algunas de las expresiones del post de David.

    – Cuando dice “Catalunya es una nación”, yo creo que nadie cuestiona esto. El artículo 2 de la Constitución reconoce que España es un estado integrado por diversas nacionalidades. Incluso hay resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas (1514 (XV), 1541 (XV) ó 2625 (XXV) que fundamentarían la concepción de una nación catalana.

    – Vaya por delante que yo creo que la Constitución Española está muerta, hay que enterarla con honores y reformular el modelo de estado, pero como argumentó Einstein, las crisis son el caldo de cultivo apropiado y una excelente oportunidad para reformular sistemas especialmente complejos. Sin embargo, en relación a la lengua catalana, la Constitución española (aún siendo un mal documento) la reconoce en su artículo 3 como una lengua oficial y dice de explícitamente al respecto que “es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”.

    – Creo que mi buen amigo irrumpe en un error fundamental -impropio por otra parte del buen psicólogo diferencialista que sé que es- cuando afirma que “España no acepta la diversidad. La tolera, pero ni la acepta ni se la cree”. España, como estado plurinacional esta formado por millones de ciudadanos, cada uno de ellos con sus creencias y valores, sus filias y sus fobias, y ya sabes amigo mío: La primera Ley de las famosas Leyes de Detterman establece que “las diferencias individuales existen”. Aunque personalmente quien esto te dice reconoce ser una persona intolerante. No tolero a los intolerantes, y paradójicamente, eso me convierte en aquello que odio: un intolerante.

    – Dice David “(….) Ahora mismo confluyen factores históricos, socioeconómicos y políticos en la misma dirección, dirigidos a la separación (de Catalunya) del proyecto político español”. Creo que esto es demasiado pretencioso, pues supone admitir que ahora mismo España dispone de un proyecto político viable. Creo que la actual crisis institucional, no ya la socioeconómica, pone de manifiesto la nefasta ausencia de este proyecto político, de la que el incremento del sentimiento independentista podría ser un síntoma más. En mi opinión, España –con o sin Catalunya- necesita urgentemente ser formateada y reinventada, pues como sucede con la Costitución en vigor, el modelo de Estado actual esta también muerto…..y cuando los muertos no se entierran pronto huele muy mal.

    – Para ir acabando, quién esta replica escribe es un firme defensor del derecho a la autodeterminación de los pueblos, entendido este como el “derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural, y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de igualdad”. Por mi parte, ningún problema a que tenga lugar una consulta popular y los ciudadanos se puedan expresar libremente, acerca de esta y otras cuestiones. Creo que esto sería sano y deseable en cualquier sociedad democrática. La prohibición por parte del Gobierno central a la Generalitat de Catalunya para organizar esta consulta ciudadana no contribuye más que a incrementar la sensación entre los ciudadanos catalanes de sentirse oprimidos por el Estado, y por tanto solo contribuye a fomentar entre los catalanes el sentimiento independentista.

    – Por desgracia, en la práctica, la autodeterminación apenas tiene consecuencias para los pueblos ya que, aunque es relativamente sencillo conseguirla en su vertiente interna, mucho más polémico, complicado y controvertido resulta lograrlo en la vertiente externa. Deseo al pueblo catalán toda la suerte del mundo en esta aventura en la que se han embarcadado, ya que efectivamente el tren esta en marcha y no se va a frenar. Personalmente prefiero tener buenos vecinos que conciudadanos obligados a serlo…..y lo de los 12 puntos de Eurovisión mola!!.

    Me gusta

  12. David, gracias por tu post: Respetuoso y honesto.

    Es una pena que estos temas lleven a una discusión tan ácida entre personas que, por sus comentarios, considero informadas e inteligentes. Para mí, ello es un indicador del alto grado de subjetividad en este asunto. En cualquier caso, me hago cuatro preguntas:

    a. ¿Tan importante es el pasado? Reconozcamos, que la unión de la corona de Aragón y la corona de Castilla fuera sólo dinástica y qué los reinos mantenían cierta autonomía administrativa ¿y qué? Entiendo que durante mucho tiempo la política respondía a intereses de poder de reyes y nobles (dinastías). No creo que los sentimientos del “pueblo” tuvieran mucha importancia entonces. Por otro lado, en relación al otro hecho histórico que señalas, creo que los catalanes se oponían a Felipe V de Borbón pero defendían al Archiduque Carlos de Austria. Luego también era una lucha de dinastías e intereses. En cualquier caso, que retrocedamos a las estructuras del Medievo para encontrar las referencias de nuestra identidad me parece una mala estrategia. ¿Por qué no a la prehistoria? Seguramente, te pareces más a un madrileño del siglo XXI que a un catalán de entonces. Sinceramente, a estas alturas del siglo XXI, los catalanes os sentís… ¿conquistados?
    b. Me parece un mal momento para decidir la independencia. ¿por qué ahora? Muchos ciudadanos catalanes, como los españoles, están cabreados y aceptarán la solución que se les venda (¿la independencia?). Los verdaderos problemas son la corrupción política, el gasto descontrolado (incluida la duplicación de administraciones), el descontrol financiero, etc. Los madrileños, te lo aseguro, no somos ni el enemigo ni tan “castellano-uniformes”
    c. La cuestión de la presión fiscal es compleja. Parece que hay muchas maneras de medirla. Además, para los que no somos técnicos, hay cuestiones que pueden escaparse (p.ej., qué se considera dinero que vuelve a la CCAA). Aquí dejo un enlace para reflexionar: http://www.upyd.es/contenidos/ficheros/88355. Por otro lado, habría que valorar en qué grado ese menor retorno del dinero se corresponde simplemente con qué es una región más rica. Parece que el déficit fiscal de Madrid también es negativo ¿o no? ¿de verdad que no caben distintas interpretaciones de los mismos datos?
    d. ¿quién debería votar en ese supuesto referéndum? Yo nací en Cataluña. Viví allí los 8 primeros años de mi vida. Mi familia es catalana. Me siento español y catalán. En el modelo de referéndum que se plantea ¿tendré derecho a votar si quiero ser extranjero de mí país? ¿votarán solo los catalanes? ¿o todos los españoles? Para aceptar la independencia ¿qué porcentaje de los que voten debería estar a favor de la independencia? ¿la mitad? ¿dos terceras partes?

    Me gusta

  13. Empezaré por el final. Gracias por tus comentarios y tus palabras, Anónimo. También son respetuosas y honestas. Y lo mejor es que las preguntas son informativas.

    Sin duda alguna este debate es interesantísimo. No tanto por el hecho de intentar cambiar la postura del otro, que no pasará, sinó simplemente por intentar entendernos un poco mejor. Solo por esto ya vale la pena. Y de hecho, el debate sobre las identidades es un debate de todo menos objetivo, como bien apuntas. Esto solo se resuleve de una manera, y es votando de forma democrática.

    De todos modos, vamos por partes:

    a. Claro que es importante. Como en el desarrollo personal. Lo que ha ocurrido en el pasado condiciona las circunstancias en las que nos encontramos ahora. Hay una diferencia fundamental entre las tradiciones dinásticas en Castilla y en el levante peninsular. En los territorios de éste último, el Rey no tenía el poder absoluto, y debía jurar cada una de las constituciones (Aragón, Mallorca, València y Catalunya) frente a las Cortes. Las Cortes tenían capacidad de veto a sus decisiones. De hecho, está muy documentado el bloqueo de las decisiones reales por las Cortes Catalanas (en las que además de nobles y clero, también había representantes de los gremios, el pueblo). De ahí viene parte del cabreo de los monarcas. Por cierto, en lo de cierta autonomía administrativa discrepo absolutamente. No eran autonomías como lo que tenemos ahora. Catalunya era un sujeto de pleno derecho internacional, y establecía tratados bilaterales con otros reinos o territorios. De hecho, fijate si eran independientes, que los castellanos en cataluña eran considerados estranjeros, igual que los catalanes en castilla. El derecho es extranjería estaba regulado! Y no tenía que ver con los sentimientos, sino más bien con los intereses económicos de entonces.

    Respecto a la Guerra de Sucesión, claro, estoy de acuerdo. Incluso hay historiadores que afirman que fue la verdadera primera guerra mundial. Catalunya tenía unos intereses distintos de Castilla. Asi de fácil y simple. Igual que los intereses de Francia eran diferentes de los de Inglaterra, o los de Génova.

    Lo de la prehistoria me parece una reducción al absurdo. Es tan sencillo como esto. La identidad catalana tiene muchas vertientes (y quizás pise algun pie), pero una de las centrales es la lengua. El motivo de recordar y reconocer los orígenes históricos solo hasta el medievo es porqué entonces es cuando surge el catalán. Antes éramos francos, igual que en otro tiempo fuimos hispanos y antes aún íberos. Que el catalan es importante lo saben todos los gobiernos que han intentado minorizarlo y convertirlo en un “patois” (http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Cronolog%C3%ADa_de_la_minorizaci%C3%B3n_del_idioma_catal%C3%A1n).

    Finalmente, respecto a tu última pregunta… Simple y llanamente, la respuesta es sí. Yo no puedo hablar en nombre de todo el mundo, pero cuando uno tiene la impresión de tener un estado trabajando en contra de sus propios intereses es que no nos siente como propios.

    b. Estoy absolutamente de acuerdo contigo en que los madrileños no sóis el enemigo. Ni los manchegos, ni los leoneses, ni los andaluces. Precisamente por los argumentos que utilizas es por lo que muchos nos queremos ir. La crisis la ha causado la oligarquía (PPSOE, monarquía, sindicatos, grupos editoriales, etc). Porqué no queremos tener nada que ver con ellos.

    Me gusta

  14. c. Cierto en que hay varias formas de hacer el cálculo de las balanzas fiscales. Y atmbién estoy de acuerdo en que no soy técnico. Sin embargo, lo de que es una comunidad más rica y por eso no “retorna” tanto dinero tiene 2 trampas conceptuales. Una es que los impuestos los pagan los ciudadanos y los catalanes somos más ricos. Eso puede ser cierto (ya me gustaría!), pero los servicios estan territorializados por provincias, y en última instancia, por CC.AA. Y segunda, no todo son impuestos que vuelven ni balanzas fiscales. También está la inversión estatal. A modo de ejemplo (http://www.cambrabcn.org/c/document_library/get_file?folderId=14202&name=DLFE-940.pdf), las inversiones de Fomento no se ejecutan, y se presupuestan año tras año. Por eso el AVE ha tardado 24 años en llegar a la frontera francesa, o la N-II aún se ha de desdoblar. Aquí reconozco que también tenemos parte de culpa, pero no toda es nuestra. El déficit de Madrid-comunidad quizás sea negativo, pero se le pueden imputar los beneficios de la capitalidad.

    d. Quizás por ello tu comentario ha sido la mar de respetuoso. En mi opinión, en el referéndum debería poder votar cualquier persona con la vecindad civil en Catalunya. Como se hace en cualquier país civilizado como Reino Unido o Canadá. Creo que es de cajón, y el gobiero de David Cameron ha dado razones para ello que no voy a transcribir aquí. Tendrías derecho a votar si tuvieses la vecindad civil en Catalunya, pero estuvieses desplazado e inscrito en el censo. Como funciona también para los españoles desplazados por el mundo. La única condición que yo personalmente pondría, es poner bajo lupa internacional las inscripciones en el censo de aquí a 2014-2015. Ya pasó en Quebec que hubo empadronamientos masivos antes del referéndum. Y hay que reconocer que esto es juego sucio.

    Finalmente, desde un punto de vista estrictamente democrático, lo justo sería el 50% más 1 voto. ¿Porqué tiene que necesitar más votos el sí que el no? ¿Es que una opción es menos legítima que la otra? ¿Y si el NO no gana por el mismo porcentjae exigido al SÍ nos independizamos? De todos modos, una ojeada a los casos internacionales dicen que un 55% a favor del sí con un 60% de participación estarñia más bien visto.

    Saludos cordiales,
    D.

    Me gusta

  15. David. Gracias por tu amable respuesta.

    Yo no vivo allí y reconozco que no tengo la motivación para recopilar las afrentas pasadas y presentes al catalán (o al castellano). Desde luego, los señores Wert no ayudan al entendimiento mutuo y seguro que hay muchas cosas que se han hecho mal de uno y otro lado.

    Está claro que la única opción razonable es dejar a los ciudadanos catalanes que voten, dejando atrás la historia, e informándoles bien de las consecuencias PRÁCTICAS negativas y positivas de la independencia.

    Entre otras asuntos, habría que dejar claro como se traspasan funciones, infraestructuras y deudas. Esto se debería hacer con el consenso de TODOS, no solo de los catalanes.

    Si ganara el NO, entonces esperaría que esto fuera aceptado con deportividad y se cerrara el tema para, al menos, los próximos 50 años. Por supuesto, habría que valorar que es lo que ha llevado a este sentimiento de agravio compartido e intentar resolverlo.

    Si ganara el SI a la independencia. Pues adelante con la aventura. No he hecho el análisis profundo de lo que pasaría en Catalunya. Desde luego, cediendo una de sus zonas más ricas, cultural y económicamente, España perdería. También perderíamos un poco de costa 🙂

    A mí, personalmente, me daría mucha pena. Por ello yo, no os puedo desear suerte en esa aventura.

    Y, pase lo que pase, yo me seguiré sintiendo Español y catalán.

    Saludos desde Madrid,

    Me gusta

  16. Sergio, utilizar la 'ñ' para hablar de Cataluña no es comparable a llamar Jorge Pujol a Jordi Pujol. El señor Pujol quiere que le llamen Jordi y yo me amoldo a sus deseos, tal y como me parece razonable. Pero Cataluña no ha manifestado voluntad al respecto (hasta donde sé, Cataluña no habla), así que la llamo como yo prefiero. Y la mitad de los ciudadanos de Cataluña son castellanoparlantes, así que no veo sorpresa en respetar la grafía del castellano. Eso sí, si uno ve TV3 se verá cómo desde el nacionalismo no se respeta la voluntad de las otras ciudades o regiones. O incluso entidades con nombre oficial:

    http://www.marca.com/2012/02/07/futbol/equipos/huesca/1328637317.html

    Cataluña es una nación si el patio de mi casa también puede serlo, al menos en sentido constitucional. El problema del término 'nación' es que puede ajustarse a varios usos. Es como si yo vivo durante veinte años con una mujer, tengo hijos con ella y, cuando yo muero, sorpresa, ella lo mismo no tiene acceso a ciertos beneficios como viuda, por más que ella y yo dijéramos que “ya éramos un matrimonio”. Adicionalmente, es oportuno señalar que los catalanes apenas han considerado a su propia región como nación hasta después del Estatuto. Como es habitual, primero ha venido la jugada política, destinada a que el TC lo tumbara, para que CiU y sus amigos pudieran gritar “nos lo niegan” y así vender el producto no deseado hasta ese momento por la población. El nacionalismo nunca ha seguido los intereses de la población, sino que han sido los artífices de esos intereses.

    – El derecho de autodeterminación de los pueblos presenta el pequeño problema de no establecer con claridad qué es un pueblo. Por lo demás, estaba pensado para colonias, que sólo un muy fantasioso interpretador de la historia puede considerar que es el caso de Cataluña.

    No digo con esto que en Cataluña no se presente un problema legal con unas ansias de independencia cada vez mayores. Lo que digo es que los tratados internacionales que habitualmente se invocan no tienen cabida aquí.

    =================================

    – David, ¿consideras que gracias a los Borbones la situación económica de Cataluña mejoró en comparación con los Austrias?

    – ¿Aceptas que la Generalidad intenta minorizar el castellano en Cataluña?

    – ¿Aceptas que el castellano es tan propia de Cataluña (de los catalanes) como el catalán?

    – ¿En el caso de una Cataluña independiente sería el castellano lengua oficial?

    – ¿Conoces muchos lugares en los que una lengua sea oficial y materna de la mitad de la población y no sea lengua vehicular?

    – ¿Aceptas que durante siglos los catalanes se han sentido mayoritariamente españoles sin problemas?

    – El argumento de la oligarquía sorprende. ¿Hay en Cataluña oligarquías? ¿En el viaje a Ítaca Cataluña se librará de grandes partidos y grandes poderes?

    – El hecho de que los catalanes somos más ricos en promedio no es una opinión. Es un hecho.

    – Pregunta a cualquiera de Tarragona o de Gerona su opinión sobre el centralismo barcelonés. O sobre la falta de inversión de la Generalidad en sus provincias. Desde mi punto de vista, Barcelona es muchísimo más centralista y poco dada a aceptar la diversidad que el gobierno español.

    – Juego sucio es intentar montar un referendum justo cuando has conseguido enfadar a la población con el grito de “Madrid nos roba” y haber esperado treinta años para ello. ¿No es esto manipulación?

    – Manipulación es intentar vender que Cataluña ingresaría directamente en la UE. Y esto lo ha estado haciendo CiU durante meses.

    Me gusta

  17. De donde vengo lo dice mi apellido. En Madrid me dan de comer: AMO MADRID y me encantan mis amigos de Barcelona.

    SOY PARTIDARIO DE TODO TIPO DE CONSULTAS.
    Me gustaría que los catalanes llegaran a saber si una mayoria de los censados alli quieren constituir un estado independiente.
    Tambien me gustaria saber que piensan los andaluces, los madrileños y los gallegos. La constumbre de querer saber.
    Yo creo que a los madrileños les encantaría, que los calalanes disfrutaran de su nación. Aunque se perdieran un Madrid Barça, irian al extrajero.
    ¡Que putada jugar con el Alcobendas !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: