Aquellos maravillosos suplementos

Los suplementos de los periódicos son ‘deliciosos’. Los hay incluso dirigidos exclusivamente a mujeres (o a varones).

Entre mis papeles apareció recientemente un artículo del suplemento ‘Blanco y Negro, Mujer‘ titulado ‘Inteligencia emocional en el trabajo‘ y preparado por Elvira Machado.
Estos son los dos mensajes destacados en el artículo:
1. El concepto clásico de cociente intelectual ya se ha superado.
2. Hoy en día todo se hace en equipo, por lo que la comunicación y el saber escuchar son fundamentales.
Ahora las claves del éxito, se dice en este artículo, residen en el autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad de auto-motivación.
Además, en el siglo XXI, escribe la autora, “los conocimientos técnicos concretos no son más importantes que la habilidad de ir aprendiendo cosas nuevas y de desarrollar ideas innovadoras“.
No sé a ustedes, pero a mí se me hace difícil admitir que aprender cosas nuevas o innovar pueda hacerse sin la dosis suficiente de capacidad intelectual.
Dudo (mucho) de que sea posible aprender algo relativamente complejo y desarrollar ideas nuevas a partir de ahí echando mano de mi entusiasmo, mi perseverancia y mi incombustible motivación. Siempre que, claro está, carezca de la capacidad necesaria.
Por tanto, Sra Machado, es absurdo declarar que el concepto clásico de cociente intelectual ya se ha superado. En su elitista mundo pueden permitirse hacer esas declaraciones, pero en el mundo real, en el de carne y hueso, las diferencias de capacidad, estupendamente valoradas por el CI, poseen una extraordinaria relevancia.
El autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad de auto-motivación pueden poseer su relevancia cuando se dispone de la suficiente capacidad intelectual. En caso contrario, esas características de personalidad pierden rápidamente protagonismo.
Innovar exige manejar competentemente una considerable cantidad de información para desarrollar algo (material o inmaterial) novedoso. Quien tenga el valor de declarar que en ese proceso de innovación la capacidad intelectual es irrelevante se está columpiando peligrosamente.
Soy consciente de que puede ser poco popular decir en voz alta verdades incómodas, pero, a menudo los periodistas olvidan que a los ciudadanos nos chifla la verdad, sea cómoda o incómoda. Creen adivinar qué es lo que nos gustaría escuchar y nos privan de la verdad. Aunque también puede que no tengan la más remota idea de cuál es esa verdad y escriban lo que a ellos les gustaría que fuese la verdad.
Pero la verdad es que son nuestros conciudadanos más capaces (menos numerosos de lo que pensamos) los responsables de la innovación, del progreso, quienes tiran del carro al que vamos subidos todos los demás. Y no alcanzan esos logros por su autocontrol, su entusiasmo, su perseverancia y su capacidad de auto-motivación, sino porque pueden, porque son capaces de hacerlo.
Anuncios

3 comentarios sobre “Aquellos maravillosos suplementos

Agrega el tuyo

  1. Me quedo con el último parrafo, y dudo- a la vista de la realidad actual- que tengamos hombres capaces. Me temo que han emigrado. Quizá desalentados. No obstante estoy de acuerdo que los hay. Estemos mas de acuerdo o menos con su forma de hacer, espero que alguien ponga un poco de sentido comun.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: