Lo ejemplar –por Jesús Mª Gallego

 

 

 

 

 

En Madrid, el pasado 25 de septiembre cientos de policías rodeaban el Congreso de los Diputados. Se trataba de establecer un perímetro de seguridad sin precedentes ante la terrible amenaza que se cernía sobre nuestros legisladores. A través de las maléficas redes sociales grupos de ciudadanos homicidas amenazaban con arrasar el templo sacrosanto de la soberanía popular. La delegada del gobierno aventuró, hay que suponerlo, escabrosas escenas de tortura, violación y asesinato con sus señorías como víctimas indefensas. Esto hay que evitarlo, debió decirse, y montó un despliegue policial que convirtió esa tarde el centímetro cuadrado de diputado español en el objeto más protegido del mundo occidental.

No hubo ni un solo diputado asesinado, ese mérito hay que reconocérselo a la Delegada del Gobierno, que no todo sean críticas. Lo que sí hubo fue un buen montón de ciudadanos apaleados, atribuyámosle eso también.
Las imágenes de la actuación policial recorrieron el mundo durante los días siguientes y me temo que España escaló un montón de puestos en el top 40 de los estados que de manera más salvaje reprimen las manifestaciones de sus ciudadanos. Circulaban fotos encantadoras de antidisturbios aporreando ancianos, pateando jovencitas sentadas en el suelo y con las manos en alto, agentes que irrumpían en bares y repartían estopa a parroquianos que consumían bocadillos de calamares, macinguercetas que entraban en una estación de tren y probaban la flexibilidad de sus porras en las espinillas de peligrosos asesinos en serie que esperaban el cercanías a Torrelodones…

Un par de días después los periodistas le preguntaban al ministro del interior, don Jorge Fernandez Díaz, por la opinión que la actuación de sus subordinados le había merecido. Que salga en defensa de la tropa de antidisturbios casi le honra, no deja de ser el jefe sacando la cara por sus currantes, lo que a priori queda bien. Pero el alcance de sus palabras aún me tiene descolocado. Podía haber recurrido a alguno de esos lugares comunes tan caros a los políticos: “las fuerzas de seguridad han cumplido con su obligación de preservar el orden y la tranquilidad de los ciudadanos de bien”, por ejemplo. E incluso podría haber añadido: “si se comprueba la existencia, muy improbable, de alguna extralimitación en las actuaciones policiales se depurarán responsabilidades”. Y hasta podría haber tratado de mostrar un poco de compasión solidaria con los apaleados diciendo algo del tipo: “la extraordinaria gravedad de la situación y la terrible presión a que los policías estuvieron sometidos arrojó un resultado final no enteramente satisfactorio para la estructura musculoesquelética de la totalidad de los manifestantes”. Podría, en suma, haber dicho que la reacción fue simplemente correcta, o necesaria, o inevitable. Pero no, el señor ministro Fernandez dijo que la actuación de sus subordinados había sido EJEMPLAR.

Ejemplar, sí, una de esas actuaciones que uno enseñaría a sus hijos como ejemplo a seguir: mira, este es el ejemplo, así hay que comportarse, levantas la porra, apuntas a la calva del manifestante septuagenario e impactas. Ves a ese chico sentado en un banco porque está herido y no puede seguir huyendo de ti y de tus compañeros y según pasas por delante le ayudas a entender que la próxima vez lo que tiene que hacer es quedarse en casa. Le das ejemplo. Que aprenda.
Va a ser que el listón de la ejemplaridad está muy bajo. No olvidemos que hace algunos meses la Casa Real apartó a Iñaki Urdangarín de la primera línea monárquica de combate por comportamiento no ejemplar. Las prácticas profesionales del Duque de Palma no eran ni turbias ni reprobables ni delictivas, simplemente no convenía ponerlas como ejemplo. Me pregunto: ¿hay una zona de transición entre lo ejemplar y lo no ejemplar? Me temo que no. Sospecho que el mal uso del concepto de ejemplaridad encubre un voluntad eufemística orientada a descargar del peso de la reprobación a ciertos usos y costumbres demasiado presentes en estos tiempos turbulentos. No es ejemplar que el consejero delegado se levante esa cantidad de millones mientras despide a sus trabajadores. No, no es ejemplar.
Ya han anunciado que van a suprimir la asignatura de Educación para la Ciudadanía. ¿La sustituirán por Florecilla de Conductas Ejemplares? Hagan sus apuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: