COSMOS (4)

 
Cielo e infierno’ es el título del capítulo cuarto. Sagan se traslada a Siberia para contarnos la historia sucedida a comienzos del siglo XX. Algo colisionó en 1908 sobre una región remota (Tunguska) produciendo un caos que pudo percibirse a miles de kilómetros. Durante tiempo se buscaron explicaciones al suceso hasta dar con la solución: un fragmento de cometa produjo la explosión sin dejar rastro visible porque el hielo del que estaba hecho se evaporó a golpear nuestro planeta.
Es este un capítulo intenso en el que Sagan usa el caso paradigmático de Venus para recordarnos qué puede suceder si no aprendemos a entendernos adecuadamente con la Tierra.
Aunque ya se habían averiguado algunas cosas, gracias al uso de la astronomía espectroscópica (que permitió ‘ver’ a través de las densas nubes que cubrían el planeta) fueron las naves sin tripulación ‘Venera’ de los rusos las que, en el noveno intento, lograron aterrizar en Venus. Pudieron enviar imágenes directas a la Tierra para comprobar que, lejos de ser un lugar pantanoso, como se había creído por la enorme cantidad de nubes que conforma su atmósfera, era un lugar desolador con una temperatura que rondaba los 400 grados centígrados y con una presión atmosférica 90 veces superior a la de nuestro hogar.
El Sol calienta Venus, pero el planeta apenas se puede enfriar a causa de un poderoso efecto invernadero. El mismo efecto que amenaza a la Tierra, según algunos expertos en el clima. Destruir los bosques y aumentar los residuos industriales no hace ningún bien a la salud de nuestro planeta. En lugar de respetar las reglas que más o menos conocemos, parecemos empeñados en buscar el modo de violentarlas.
Más o menos conocemos, digo, porque, como sistema complejo, a lo más que por ahora podemos aspirar es a predecir determinados sucesos a partir de las regularidades que hemos observado en el pasado. Sabemos que ese sistema se auto-regula (Gaia) pero pudiera suceder que nuestras actividades distorsionen ese proceso y convirtamos nuestro hogar en un infierno. Un infierno como nuestro vecino más próximo al Sol.
Sagan confiesa que ningún científico sensato diría que Venus es el resultado de millones de venusianos conduciendo vehículos de modo desaforado. Sin embargo, Venus nos ayuda a visualizar en qué puede convertirse este bello planeta azul que habitamos si insistimos en servirnos de sus recursos para obtener un dudoso y miope beneficio económico.
Nuestros mapas políticos nos recuerdan, insistentemente, que estamos divididos en países, y que algunos son más ricos que otros. Pero una visión de la Tierra desde la atmósfera, desde el espacio exterior, nos grita que todos –europeos y americanos, africanos y asiáticos– habitamos y compartimos un mismo hogar.
Hagamos un uso eficiente de la energía y ayudemos a que los países pobres puedan llevar una vida digna. Puede y debe hacerse: “nuestra inteligencia  y nuestra tecnología nos han dado poder para afectar el clima. (Pero) la Tierra es un mundo minúsculo y frágil. Hay que tratarlo con cariño“.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: