In God We Trust — por José Ignacio Ascacibar

En los sondeos que realiza periódicamente la empresa Gallup para medir la opinión y tendencias de la sociedad, es curiosa y preocupante la relativa a la postura frente a la Teoría de la evolución de las especies de Darwin.  En los últimos 30 años, el porcentaje de personas que creen que el mundo y las distintas especies aparecieron en su forma actual durante los últimos 10.000 años, nunca ha bajado del 40%. Del resto, casi otro 40% opina que la evolución es real pero está dirigida por la voluntad de Dios, y sólo un 15% se decanta por una evolución natural sin intervención divina.
La evolución de las especies es una teoría formulada hace 150 años, que en este tiempo ha sido ampliamente comprobada a través de la paleontología, y más recientemente con el descubrimiento de los mecanismos de la herencia, el ADN y la secuenciación del genoma. Sin embargo, a pesar de los medios de divulgación y el amplio acceso a la información actuales, un 40% de la población rechaza la evidencia. Conviene anotar que las encuestas se realizan en los Estados Unidos de América, aunque por la creciente movilidad y globalización de la cultura, los resultados a nivel mundial se van uniformizando.
 
No podemos criticar a los que recurren a una conciencia superior para explicar el proceso. Mejor aceptado por las bases cristianas que por la ortodoxia religiosa, ya lo hizo Theilhard de Chardin a mediados del siglo XX, y desde entonces muchas personas conviven sin conflicto con la realidad física y el plano espiritual. Lo preocupante es el porcentaje – casi la mitad de la población – que forjan su opinión con argumentos metafísicos ajenos a la experiencia real, que puede verse en la visita a cualquier museo de ciencias naturales.
Durante nuestros años de estudio hemos aprendido a aceptar los hechos, analizarlos y buscar una teoría que los explique, pero ¿Cómo podemos contrarrestar el efecto de los medios de comunicación alineados con una visión parcial e interesada, y la creciente penetración de religiones que supeditan la realidad a una interpretación subjetiva de la voluntad divina?
Vemos hoy cómo en foros serios se rechazan argumentos evidentes a favor de la evolución, la llegada del hombre a la Luna o los efectos catastróficos del cambio climático, sin que asome el rubor a las mejillas de quien de esta forma rechaza las pruebas evidentes que están encima de la mesa a la vista y la experiencia de todos.
La evidencia ya no es un argumento suficiente en una argumentación, pero para los que nos hemos formado en el método científico resulta un duro cambio de paradigma bajar a esta arena que ignora la realidad en aras a otras experiencias que no podemos tocar ni discutir.
En los próximos meses se actualizarán los resultados de esta encuesta, pero aun siendo optimistas y esperando que la tendencia de la última década continúe mejorando los resultados, queda todavía mucho camino por recorrer. 
Anuncios

Un comentario sobre “In God We Trust — por José Ignacio Ascacibar

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: