Ulric Neisser

El psicólogo Ulric Neisser falleció en Ithaca, estado de Nueva York, hace unos días, a la edad de 83 años, víctima de complicaciones derivadas del Parkinson que padecía.
Neisser es conocido en Psicología por su contribución al desarrollo de la denominada Psicología cognitiva, y, en concreto, al estudio de la memoria. Se cuenta entre los primeros en popularizar esa etiqueta a través de su obra Cognitive Psychology” (1967).
La teoría de la información, desarrollada por motivos militares en la Segunda Guerra mundial, alimentó a la psicología del procesamiento de la información, esencial para la Psicología cognitiva, enfoque que, para una de las dos disciplinas de la Psicología científica, desencadenó la crisis del conductismo sustentado por autores como John Watson o Burrhus Skinner.
Aunque no era, desde luego, algo nuevo, Neisser se empeñó en demostrar (o convencer) que la memoria se reconstruye, que recordar no supone buscar algo en un cajón.
Le hizo particularmente famoso su estudio del recuerdo de los hechos que rodearon a la explosión del Challenger en 1986. Tres años después del suceso, únicamente un 10% de las personas preguntadas eran capaces de recordar con relativa precisión, aunque la mayor parte confiaba ciegamente en su recuerdo.
También estudió el nivel de precisión del recuerdo de haber sido sometido a abuso infantil. Puso en un brete la conclusión de que un recuerdo tan vivo debía ser necesariamente verdadero.
En mi campo disciplinar –en la otra Psicología científica– es particularmente recordado por haber coordinado, en 1995, un equipo de científicos representativos de la Psicología. El cometido de esa comisión se dirigía a producir un informe de consenso sobre la inteligencia humana. No está claro hasta dónde llegó su papel en esa ‘task force‘, si realmente hizo alguna contribución o se limitó a salir en la fotografía.
Algunas de sus declaraciones posteriores me hacen dudar de que extrajese un mensaje claro de su paso por esa comisión. Por ejemplo, “una vez se admite el supuesto, la teoría y la investigación posterior estará sesgada. Preguntarse qué va mal en los niños Afroamericanos supone admitir que hay algún problema en su mente“.
No sé cómo llega Neisser hasta ahí. Quizá alguien pueda explicarlo.
Investigó la percepción extrasensorial, sin demasiado éxito. Y puso en entredicho la relevancia de la investigación de laboratorio para la Psicología. Emerge la sensación de que le atraía llamar la atención, pero ¿a quién no?
En fin, es Neisser un autor destacado de una corriente psicológica cuya relevancia para la Psicología puede discutirse. Pero, desde luego, se trata de alguien que merece unas líneas de reconocimiento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: