Salgamos (un rato) de la realidad –por Andreu Vigil

Mi primera idea cuando Roberto me invitó a su blog fue hablar sobre el papel de las responsabilidades individuales en la actual crisis. No obstante, un familiar me dijo recientemente que ha dejado de escuchar la radio por las mañanas porque en los últimos tiempos cada día empieza peor que el anterior. Teniendo en cuenta que cada día estamos más irritados y/o deprimidos, he pensado iniciar esta colaboración con un tema que nos permita, ni que sea por unos momentos, abstraernos del lio en el que estamos metidos.
 
Siempre me han gustado las novelas en las que, además de una buena historia, me proporcionan un plus. Así, por ejemplo, nos puede gustar más o menos “Los pilares de la tierra“, pero, después de su lectura, entrar en una catedral y contemplarla adquiere una dimensión totalmente distinta. En este sentido, creo que en los últimos años algunos autores de novela negra nos están acercando a distintas sociedades y a sus formas de vivir.
 
Aquí van unos cuantos ejemplos:
 
Si uno quiere conocer como están viviendo los ciudadanos griegos la actual crisis y como es su día a día, le recomiendo la última obra de Petros MàrkarisCon el agua al cuello” y las andanzas de su comisario Jaritos, por cierto uno de los pocos detectives felizmente casado y sin excesivos problemas de adicciones.
 
Mucho antes de la aparición del fenómeno Stieg Larsson, Henning Mankell ya nos enseñaba que el paraiso escandinavo no era tan paradisiaco como creíamos. Si tengo que recomendar uno de los libros de su inspector Wallander creo que el mejor es el último, El hombre inquieto“. De todos modos para apreciarlo creo que es imprescindible leer antes alguno de los diez anteriores, por ejemplo “Cortafuegos“.
 
Siguiendo con escritores nórdicos, nos podemos trasladar a Islandia, donde transcurre “La mujer de verde” de Arnaldur Indridason, un relato sobrecogedor de la violencia familiar que me impactó.
 
Si quieren un retrato fantástico de la China “comunista” de los años 90, no deben perderse las obras de Qiu Xialong y su inspector/poeta Chen Cao. “Muerte de una heroina roja” es un buen principio. Curiosa la historia de este autor al que lo de Tiananmen le pilló por Estados Unidos y con la que estaba cayendo (y por temor a las represalias, dado que apoyó a los estudiantes) decidió quedarse a vivir allí.
 
Si lo que desean es conocer el día a día en la Cuba de Castro, pueden elegir las obras de Leonardo Padura y el detective Conde. Una posible recomendación es “Adiós Hemingway” (sobra decir que se recomienda mezclarla con un mojito y un daiquiri) o “Las nieblas de ayer“.
 
Glasgow en la postguerra, bajos fondos siniestros y mujeres fatales realmente fatales, un detective para el que lo único más sombrio que su pasado es su futuro. No se pierdan las andanzas de Lennox, el detective creado por Craig Russell que previamente dedicó tres libros a las historias del inspector Fabel por el Hamburgo de hoy.
 
Por supuesto esta no pretende ser una lista exhaustiva y lo único que deseo es compartir algunas lecturas que les hagan pasar un buen rato. Dada la moda de los menus maridajes, les recomiendo emparejar estas obras con la noche y algunos de los discos que les sugiero a continuación:
 
China Moses (hija por cierto de la gran Dee Dee Bridgewater y a la que parece no afectar el efecto de regresión a la media): This One’s for Dinah http://www.youtube.com/watch?v=p8_eVQBN63U
 
Chet Baker & Bill Evans: The legendary complete sessions. http://www.youtube.com/watch?v=vo0FKZaW8qQ
 
Anuncios

7 comentarios sobre “Salgamos (un rato) de la realidad –por Andreu Vigil

Agrega el tuyo

  1. La verdad es que a mi la trilogía de Larsson me gusto bastante, sólo por haber creado un personaje como Lisbeth Salander ya merece la pena. Ahora bién personalmente creo que el fenómeno en que se ha convertido es excesivo. De todos modos, para mi gusto, lo considero mucho mejor escritor que otros “superventas” como Dan Brown.

    Me gusta

  2. Andreu, unas recomendaciones realmente apetecibles. De los libros y autores mencionados únicamente conozco a Henning Mankell, y, para ser sincero, aunque lei varías de sus novelas, finalmente me resultó pesado. Con el ánimo de aportar algo, si acaso, a tu listado, yo recomendaría a la rusa Alexandra Marinina, y, también, a Philip Kerr (especialmente su obra 'Una investigación filosófica'). Saludos, Roberto—

    Me gusta

  3. Thanks por las recomendaciones, tal y como comento en el post la lista no pretendía ser exhaustiva y podrian unirse muchos más al listado. De Mankell estoy de acuerdo con que tiene altibajos y algunos pueden ser un poco pesados, de todos modos si no lo has hecho lee el último, me gusta la forma en que cierra la serie apartándose de los finales edulcorados al uso.

    Me gusta

  4. Ya había decidido seguir tu consejo y leer el último de Mankell, aunque me fascinan los finales edulcorados y sufriré muchísimo. Y, por cierto, eso de que “la lista no pretendía ser exhaustiva” se parece horriblemente a lo de “to the best of our knowledge” que ponemos en los artículos los científicos que no tuvimos tiempo (o ganas) de leer todos los trabajos previos relevantes…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: