Subir los salarios y aumentar el gasto público para superar la crisis económica

 
Mi hermano tuvo la amabilidad de enviarme el libro escrito por Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa, ‘Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España‘ (ATTAC, 2011).
Es una obra interesante con profusión de datos que, según los autores, demuestran que el modo de superar la actual crisis económica conlleva dejar de escuchar el mantra de los neoliberales basado en los recortes. Es decir, conviene hacer justo lo contrario de lo que se nos dice que debe hacerse y que nuestro actual gobierno está comenzando a practicar a destajo, con el cuchillo entre los dientes.
Esas políticas neoliberales se basan en la creación de deuda, es decir, algo que únicamente beneficia a los bancos. Esas entidades a las que los gobiernos han entregado nuestro dinero para sacarles del atolladero en el que se metieron especulando también con nuestro dinero –y, por supuesto, con el bienestar de millones de personas.
Los gobiernos omitieron la vigilancia debida y los bancos se lanzaron a una demencial carrera. Conviene recordar que el Banco Central Europeo no depende de los consensos alcanzados en el Parlamento Europeo, y, por tanto, únicamente representa los intereses particulares de los grandes bancos. Le importa un rábano el bienestar de los ciudadanos –europeos o no. Y los representantes políticos, elegidos por esos ciudadanos, miran hacia otro lado mientras, quizá, ponen la mano.
El gran capital (el 80% de nuestras empresas más potentes, y, por supuesto, los bancos) evade impuestos sirviéndose de los paraísos fiscales –y de la complicidad del gobierno–, de modo que la recaudación del Estado se basa, principalmente, en el asalariado.
Existe un castigo manifiesto hacia las pequeñas y medianas empresas (PYMES)  a pesar de que generan el 80% de los trabajos en el país. La baja de salarios, que beneficia a las grandes empresas (y a los bancos, claro) produce una sustancial reducción del poder adquisitivo de los ciudadanos, algo que generalmente castiga a la PYMES. Esa reducción salarial obliga a que las familias se endeuden, lo que, naturalmente, beneficia a la banca. Nos endeudamos no por vivir por encima de nuestras posibilidades –como se nos repite hasta la extenuación– sino porque se reducen los salarios, y, por tanto, nuestro poder adquisitivo.
Los autores de este libro proponen que sea el Estado el que se endeude porque supone menos riesgos que el endeudamiento del ciudadano particular. Los datos son realmente interesantes para el caso de España cuando se compara con el resto de Europa. Nos situamos bastante por debajo de esos países en cuanto a deuda en inversiones públicas (9% frente a, por ejemplo, el 25% de Suecia). Entonces, ¿por qué recortar? Privatizar los servicios públicos es, también, un suicidio para el país.
Esta crisis está beneficiando brutalmente a los ricos. El 0.16% de la población mundial atesora el 66% del dinero. En 2010, las 35 mayores empresas españolas obtuvieron un 25% más de beneficios que en 2009, mientras que los salarios bajaron un 2%. Casi el 90% de la PYMES apenas pueden acceder a la ayuda económica que necesitan para seguir funcionando –dando trabajo. ¿Alguien lo entiende?
No nos engañemos: la actual crisis es resultado de una estafa a gran escala promovida por los grandes bancos para endeudar a los ciudadanos y a los estados. Además, son esos mismos bancos quienes ayudan a que las grandes fortunas defrauden a las arcas públicas –y, por tanto, a todos nosotros, míseros ciudadanos de a píe– sirviéndose de los paraísos fiscales.
Vivimos un terrorismo financiero.
Globalizar el capital conlleva graves problemas, pero muchos podrían corregirse potenciando una globalización de la fiscalidad. Y, también, promoviendo una economía más local.
El paro es positivo para las entidades financieras y para las grandes empresas: mucha gente está dispuesta a trabajar en condiciones leoninas y, además, necesitan endeudarse para poder vivir. El pleno empleo es, para esos organismos socialmente terroristas, el horror. La reducción de salarios no promueve la creación de empleo, sino todo lo contrario. ¿Para qué va a contratar a más trabajadores una empresa si no tiene clientes a quienes vender su trabajo? se preguntaba John M Keynes. En España –y en otros países– la reducción de salarios correlaciona con la destrucción de empleo.
Por tanto, la tesis neoliberal es falsa.
Los autores son claros: “la actual crisis está siendo utilizada por los economistas neoliberales como excusa para atacar al Estado y al gasto público“. Pero esa reducción del gasto público nos hundirá más en la crisis y les seguirá enriqueciendo a ellos, a esa minoría terrorista.
España no es pobre, pero su gasto social está un 25% por debajo de la Europa de los 15. Y no recauda lo que debe. Las grandes empresas españolas solo pagan un 10% de sus beneficios y los multimillonarios pagan un 1%.
La banca privada es un veneno y la práctica de convertir las cajas de ahorro en bancos es terrible. En contra de esta tendencia, los autores proponen nacionalizar las cajas “para crear riqueza y no para especular” –ese fue su origen. Además, se debe acabar con la autonomía del Banco Central Europeo para que ajuste sus acciones a los poderes representativos elegidos democráticamente por los ciudadanos. Sostienen los autores que los bancos globales son más ineficientes para financiar economías locales. De hecho, a esta escala doméstica la banca puede ser incluso innecesaria, pudiendo basar sus movimientos en sencillas y trasparentes cooperativas de crédito.
La reducción del gasto público reducirá, de hecho, la actividad económica. Los planes de austeridad dirigen la economía hacia el desastre. También hay que luchar contra la economía sumergida (aprox. un 23% del PIB), así como combatir el fraude fiscal de las grandes empresas y fortunas del país. El llamado ‘rescate’ de la banca –usando el dinero público– únicamente beneficia a manos privadas.
La deuda es un negocio de la banca: se ha obligado a los países a que hagan desaparecer las leyes o los mecanismos con los que mantenían protegidos su agricultura, industria o servicios, lo que ha permitido que los capitales y las empresas multinacionales más poderosos conquisten todos los mercados del planeta en detrimento de los productos nacionales más débiles“.
Combatir esta coyuntura exige “avanzar hacia una desglobalización neoliberal“.
Al final del libro, en un apartado titulado ‘Lo primero son las personas‘, se preguntan los autores: “¿alguien puede creerse que es por alguna razón económica por lo que los multimillonarios españoles tributen sus fortunas, cuando lo hacen, al 1 por ciento, las empresas sus beneficios al 10 por ciento, cuando tributan, y los asalariados, sin posible escapatoria, al 25 o 35 por ciento a poco que tengan un sueldo de clase media?
También defienden el principio ‘una persona, un voto‘, sin matizaciones, para alcanzar la democracia real.
En el último capítulo (X) la primera de sus 115 propuestas es la creación de un gobierno mundial. Me sorprende mucho y para mal. Contrasta, por ejemplo, con el punto 62 sobre un “modelo de crecimiento orientado al mercado interno basado en altos salarios y elevado gasto público“.
——————————
Anuncios

6 comentarios sobre “Subir los salarios y aumentar el gasto público para superar la crisis económica

Agrega el tuyo

  1. Me encanta que ahora salgan keynesianistas hasta de debajo de las piedras (y que conste que estó mas cercano a estos que a los neocons) pero este tipo de políticas, simplificándolo mucho, tienen dos pilares, el endeudamiento del estado en épocas de crisis con el fin de generar empleo y movilizar la economía y las políticas restrictivas en época de bonanza para poder hacer “caja” y afrontar tiempos peores y la verdad, cuando el estado malgasto todo lo que pudo y más en la época gloriosa del tocho, no vi a ningún keynesiano aparecer para quejarse. Ya se sabe solo nos acordamos de Santa Barbara cuando truena.

    Me gusta

  2. No tengo tiempo de contestar como debería pero es que me ha sorprendido tanto la cosa que…

    Lo de la creación de deuda me parece de clamar al cielo. La emisión de deuda pública sólo beneficia a los bancos? ¿Y no es deuda contraída por el país? Vaya… Y que la “creación de deuda” es una política neoliberal?

    ¿Que la reducción salarial obliga a a que las familias se endeuden?

    ¿Que no vivimos por encima de nuestras posibilidades? Pedir un crédito para “celebrar” la Navidad no es vivir por encima de nuestras posibilidades? Pagarlo todo a plazos (televisión, ordenador, vacaciones, etc.) no es vivir por encima de nuestras posibilidades?

    Curioso lo de la correlación reducción salarial y destrucción de empleo. ¿Posible tercera variable concomitante quizás?

    Lo del gasto público supuestamente renecesitado en estos momentos me recuerda irremediablemente a la ventana rota de Bastiat.

    Supongo que ya los habrás visto pero por si acaso… youtube: Hayek vs Keynes. Me quedo con el final del segundo vídeo: Hayek tumba a Keynes pero el primero al que le levantan el brazo en señal de victoria es a Keynes.

    Roberto, sueles criticar con ahínco los “buenismos” que llevan a los “científicos” a decir cosas cuanto menos sospechosas. No crees que es cuanto menos “sospechosa” una explicación que se basa en que la ingeniería social aplicada a la economía acabaría con nuestros males? “Salarios altos y mucho gasto público”.

    Está ahí ahí con lo de la renta básica universal.

    Sé que no aporto argumento alguno y que el comentario es más “pataletístico” que argumentativo pero es que la retahíla de afirmaciones citadas en el post… telita.

    un abrazo

    Me gusta

  3. César. Gracias por el comentario. Aprecio irritación a flor de piel.

    Los datos manejados por los autores del texto reseñado son sólidos. También son sus conclusiones provocadoras y, por lo que veo, suscita reacciones.

    Concuerdo contigo en que el individuo tiene una parte sustancial de responsabilidad en la situación.

    ¿Cuál sería la tercera variable para dar cuenta de la correlación entre reducción salarial y destrucción de empleo?

    No soy partidario de la ingeniería social en general. Pero la política neoliberal va más allá y anula la posibilidad de defensa del ciudadano y de los colectivos de ciudadanos a los que solemos llamar país o nación. Ante esa tesitura quizá convenga poner grandes remedios, al menos temporalmente, antes de devolverle al ciudadano lo que legítimamente le corresponde –y no me refiero solo a su economía.

    Sería bueno saber con qué datos cuentas para rebatir, de hecho, la tesis básica de estos autores. Eso sí, considera que este post no puede hacer justicia a los detalles recogidos en su libro.

    Saludos, R

    Me gusta

  4. El análisis de la crisis que hace Vicent Navarro es sustancialmente correcto, y hace bien Roberto en difundirlo. Dos detalles pueden apoyar esa tesis:
    a) Desde 2008 empezaron a aplicar recetas neoliberales para hacer frente a la crisis. Está claro que no han funcionado, pero parecen dispuestos a persistir en el error, posiblemente porque es un error que beneficia sustancialmente a quienes toman esas medidas.
    b) El Banco Central Europeo ha abierto el grifo del dinero para los bancos al 1% que lo dedican directamente a comprar deuda pública al 4% o 6%. Negocio redondo para los bancos que no estimula la vida económica.
    Si alguno está interesado en más datos, les aconsejo el trabajo de Naomi Klein, La doctrina del schock: http://www.naomiklein.org/shock-doctrine.
    Para ir a los responsables del desastre actual, os aconsejo leer una contribución mía: http://www.red-libertaria.net/noticias/modules.php?name=News&file=article&sid=2352
    Y para darse cuenta del retroceso que supone la actual política del gobierno y la incapacidad de ofrecer resistencia, posiblemente como consecuencia de lo que Klein describe en su libro, aquí tenéis otra contribución mía: http://www.red-libertaria.net/noticias/modules.php?name=News&file=article&sid=2601

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: